Suficiente para Todos

En la búsqueda de una vida agradecida

por Brother David Steindl-Rast

La vida agradecida es la conciencia de que estamos en un terreno sagrado —siempre— en contacto con el misterio. Los sabios judíos interpretan las palabras de Génesis 3:5 de una manera que es de gran relevancia para una vida agradecida. “Quítese los zapatos, el suelo sobre el que está parado es un suelo sagrado”. Las suelas de sus zapatos están hechas de piel de animal muerto. Suelte la falta de vida de la costumbre y su alma viva sentirá que está parado en suelo sagrado, dondequiera que esté.

Es bastante evidente que la codicia, la opresión y la violencia nos han llevado a un punto de autodestrucción. Nuestra supervivencia depende de un cambio radical. Si el movimiento de gratitud crece lo suficientemente fuerte y profundo, puede provocar este cambio necesario. La vida agradecida trae en lugar de codicia, el compartir; en lugar de la opresión, el respeto; y en lugar de la violencia, la paz.  ¿Quién no anhela un mundo en el que se comparte, de respeto mutuo y de paz?

La explotación surge de la codicia y de la sensación de escasez. La vida agradecida nos hace conscientes de que hay suficiente para todos. Por lo tanto, conduce a un sentido de suficiencia y a una alegre disposición a compartir con los demás.

La opresión es necesaria si queremos explotar a otros. Cuanto más poder tenga, de una manera más eficiente puede explotar a los que están por debajo de usted y protegerse de los que están por encima. Pero las personas agradecidas viven con un sentido de suficiencia —no necesitan explotar a otros— por lo tanto, la opresión es reemplazada por el apoyo mutuo y por igual respeto para todos.

La violencia surge de la raíz del miedo —miedo que no haya suficiente para todos, miedo a los demás como competidores potenciales, miedo a los extranjeros, a los extraños. Pero la persona agradecida no tiene miedo. De esta manera, la persona corta la raíz de la violencia. Por un sentido de suficiencia, está dispuesta a compartir y, por lo tanto, tiende a eliminar la distribución injusta de la riqueza que crea el clima de violencia. Sin miedo, acoge lo nuevo y lo extraño, se enriquece con las diferencias y celebra la variedad. 

Los ojos agradecidos miran lo que sea como si nunca lo hubieran visto y lo acarician como si no lo volvieran a ver nunca más. Esta es una actitud muy realista ya que cada momento, de hecho, es único. 

Adaptado de una entrevista a Jill Suttie, Psy.D., con el Hermano David Steindl-Rast que originalmente apareció en Greater Good, la revista en línea del Greater Good Science Center. Para más información, visite Tinyurl.com/ABetterWorldThroughGratitude.

Share
 

 
 
previous next
X