Refuerzos Inmunológicos Naturales

Cómo activar sus defensas

por Marlaina Donato

Tener un sistema inmune fuerte es la piedra angular de la salud óptima y esta condición puede ser debilitada o mejorada por lo que comemos y cómo manejamos nuestras emociones. Iniciar a los jóvenes en la incorporación de buenos hábitos continuos puede contribuir en gran medida a crear una mejor respuesta inmunológica a lo que cualquier persona se enfrente.

Alimentos que le gustan a los niños

Las fresas orgánicas, los pimientos de colores brillantes, los huevos ricos en vitamina D, o la mezcla de almendras y frutos secos pueden convertir la lonchera del niño en una comida poderosa para el sistema inmunológico. “La dieta es uno de los pilares principales para la salud de los niños. Les enseño a los padres y a los niños que la comida puede ser divertida y que no hay que obsesionarse con contar calorías o porciones”, dice la Dra. Alina Olteanu, pediatra holística radicada en Dallas, Texas. “Recomiendo una dieta antiinflamatoria basada en muchos vegetales coloridos y frutas, pescado rico en grasas, nueces, semillas, aguacate y aceite de oliva. Comer alimentos fermentados como el repollo y vegetales, y kimchi ayuda a tener un microbioma saludable”.

Las proteínas adecuadas apoyan la inmunidad saludable, al igual que la reducción de los alimentos inflamatorios que contienen glutamato monosódico (GMS), nitrito de sodio, colorantes alimentarios y conservantes químicos. Tales medidas ayudan a reducir la carga sobre el sistema inmunológico del niño. Según la doctora Sarah Anne Rothman de Thyme Integrative Health, en Pacifica, California, es recomendable reducir el consumo de azúcar procesada. Estudios llevados a cabo por la Universidad de Loma Linda muestran que el consumo de azúcar suprime la respuesta inmune durante cinco horas.

Olteanu señala, “Los postres pueden ser frutas y pequeñas cantidades de chocolate oscuro, que puede ser un gusto adquirido para algunos niños, pero es rico en antioxidantes y realmente saludable”. Su edulcorante favorito para los niños mayores de un año es la miel cruda; sin embargo, advierte sobre darle miel a los bebés menores de 12 meses.

El ejercicio y aliados a base de hierbas

Según el Harvard Health Publishing, se ha demostrado que el ejercicio aumenta la circulación de la sangre linfática, a la vez que ayuda a mover los anticuerpos a través del sistema y a luchar mejor contra los invasores. El ejercicio también es un renombrado aliviador del estrés, especialmente al aire libre, que ayuda a resaltar el beneficio de la fortificación de la vitamina D por la exposición saludable al sol. “Le enfatizo a todos mis pacientes que pasen al menos una hora al día jugando al aire libre”, dice Olteanu.

El estrés en la niñez es un factor real que puede debilitar la inmunidad, sin embargo, las ansiedades juveniles pueden ser descartadas o pasar desapercibidas por los adultos. Las infusiones de hierbas sin cafeína y las tinturas a base de glicerina como la manzanilla, el bálsamo de limón, la pasiflora y la lavanda pueden ser aliados fiables para los niños, calmándolos al mismo tiempo que promueven la respuesta inmunológica

Los aceites esenciales son otra ayuda. “Los beneficios de usar aceites esenciales en nuestros niños es inmenso. Muchos aceites son seguros para todas las edades y pueden elevar el estado de ánimo, inducir la relajación y aumentar las defensas personales”, dice la enfermera holística y certificada en aromaterapia clínica, Patricia Springer, de Mason, Ohio. Springer recomienda usar un difusor con naranja o limón orgánico por 30 minutos o tres veces al día en el hogar o aplicar una a dos gotas en una bola de algodón e inhalar.

Añadir unas cuantas gotas de aceite de manzanilla romana o lavanda a las sales de Epson o de mar constituye un baño calmante y estimulante del sistema inmunológico.

Homeopatía

La homeopatía es un sistema de sanación natural al cual los niños responden a menudo positivamente. Encontramos remedios conocidos que se venden sin receta que tratan condiciones agudas sin efectos secundarios, pero la homeópata clásica certificada, Julia Eastman, doctora en medicina oriental de Naples, Florida, recomienda un enfoque más completo.

“La homeopatía puede cambiar la vida, pero es un sistema basado en la constitución física, emocional y energética única de la persona. La manera ideal es ir a un homeópata certificado, porque pueden obtener una información completa de la constitución del niño, incluido los patrones de enfermedad y la personalidad para obtener los mejores resultados posibles”.

Tratar la enfermedad de los niños de manera homeopática cuando los síntomas surgen sin tener en cuenta el panorama general, a veces puede causar más daño que bien. “Los remedios homeopáticos no son medicina preventiva en sí mismos, pero usarlos tomando en cuenta la constitución del niño puede ayudar a mejorar la salud en general, incluyendo la inmunidad”, dice Eastman, quien ha sido testigo de peligrosas fiebres altas en infantes que se han aliviado en minutos cuando se ha aplicado un cuidado homeopático completo.

La salud es riqueza y fortalecer la próxima generación nos beneficia a todos.

Marlaina Donato es escritora independiente, autora y artista de multimedios. MarlainaDonato.com.

Los Gérmenes Pueden Ser útiles

La investigación de la profesora Linda Harrison de la Universidad Charles Sturt, en Australia, revela que los niños que están expuestos a otros niños en lugares de cuidado diurno o en el entorno escolar a una edad temprana, desarrollan una inmunidad más fuerte, aunque a veces al principio puedan enfermarse. Según estudio publicado en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, los niños en cuidado diurno tienen un menor riesgo de

desarrollar asma y alergias más tarde en la vida.

Los niños también se benefician al meter sus manos en suelos ricos en microbios, dicen investigadores del Brigham and Women’s Hospital en un estudio publicado en Science. Aunque los gérmenes pueden ayudar a los niños a desarrollar un sistema inmunitario más fuerte, buenos hábitos comunes como lavarse las manos con regularidad frenan la propagación de los virus.

Share
 

 
 
previous next
X