La Nueva Frontera del CBD

Ayuda para la Salud Mental

por Julie Marshall

Cuando el esposo de Kaye Herbert trajo a la casa una muestra gratuita de aceite de cannabidiol (CBD), ella no dudó en probarlo. Ya había escuchado sobre los efectos calmantes del mismo y le dio CBD a sus tres hijos. Estos padecían del trastorno de hiperactividad por déficit de atención lo que hacía difícil la educación en el hogar por los berrinches frecuentes y la falta de concentración. “No esperaba que el CBD fuera milagroso, pero me sorprendió como se redujeron enormemente las frustraciones de mis hijos”, dice la mamá en Austin, Texas. “No veíamos la gravedad de la crisis”.

El uso del CBD en tinturas, cápsulas y lociones ha crecido de una manera exponencial, junto con la ciencia para probar su eficacia en la remediación del dolor físico. Lo más novedoso, pero igualmente robusto, es la viabilidad del CBD como remedio para los problemas relacionados con la salud mental, dicen los expertos, que señalan la ansiedad, la depresión y el estrés como las tres aplicaciones principales.

Sin embargo, como un suplemento no regulado, el CBD presenta un desafío para el consumidor al conseguirse desde almohadas con infusión de CBD hasta gomitas, jabones e incluso comida para mascotas. La pureza, la dosis y la seguridad son preocupaciones reales para aquellos que pueden tomar cualquier botella del estante.

Los expertos señalan que los consumidores deben informarse bien, sobre todo cuando reemplazan los medicamentos para trastornos graves. Pero con relación a la ansiedad y el bienestar emocional el CBD lo anuncian, en gran medida, como una opción segura y natural por proveedores bien versados en el tema, como Peter Bongiorno, ex presidente de la New York Association of Naturopathic Physicians. “Es realmente importante que las personas conozcan sus opciones y que sigan buscando lo que funciona para ellos”, dice.

La molécula del bienestar

El CBD es un compuesto extraído de la planta de cáñamo que es atrayente porque puede elevar el nivel de las moléculas de los cannabinoides —moléculas de bienestar que se crean naturalmente en el cuerpo humano. “Cuando no podemos dormir o estamos estresados los niveles de cannabinoides bajan mucho”, dice Bongiorno. Si bien los medicamentos recetados abruman al cuerpo con efectos secundarios adversos, el CBD puede devolverle el equilibrio de manera saludable. 

Pero el CBD no desencadenará un estado alterado porque hay poco o nada de tetrahidrocannabinol (THC), el químico psicoactivo en la marihuana que produce el ‘high’, dice él, y añade que inicia a sus pacientes con una dosis diaria muy baja de 25 miligramos.

Es importante hablar con un médico sobre las interacciones de los medicamentos, dice Bongiorno. Por ejemplo, el CBD puede aumentar los niveles de medicamentos anticoagulantes, según un estudio de 2017 publicado en Epilepsy & Behavior Case Reports.

Semillas de esperanza 

El paso más importante que pueden dar los consumidores para encontrar un producto seguro y de calidad es saber de dónde viene su CBD, dicen los expertos. Lara Miller es una agricultora de siembras orgánicas ubicada en Lafayette, Colorado, que en 2017 dedicó una parcela de su granja de dos acres para cultivar cáñamo para su negocio, North Field Farmacy. “Añadí el cáñamo porque es una planta dinámica que produce fibra, semilla y medicina para nosotros los humanos, todo al mismo tiempo”, dice ella.  

El pequeño negocio de Miller cultiva las frondosas plantas al aire libre en suelo orgánico y las recolecta a mano. “Hacemos pruebas en el campo, en la postcosecha, durante la extracción y en el producto final”, dice. “Sabemos que nuestro producto es limpio, puro y potente”.

Este no es siempre el caso. Un estudio de 2017 publicado en el Journal of the American Medical Association mostró que en 84 productos de CBD vendidos en línea por 31 compañías, 26 por ciento contenía menos CBD que la cantidad estipulada en la etiqueta.

Miller recibe llamadas semanales de personas que quieren comprar sus plantas y comenzar un negocio de CBD. “Lo más que molesta es que nadie me ha preguntado cómo se cultiva mi cáñamo”, señala ella.  “Todo se siente como un gran aprovechamiento, la integridad no está ahí”. 

Miller continúa rechazando estas peticiones y pasa los días en su finca, donde —en la época de la cosecha— ella, junto con su equipo, se dedica a algunas visualizaciones.  “Imaginamos a la gente que sufre y que necesita apoyo y pensamos en cómo estamos cultivando las plantas para ayudarles”.

Julie Marshall es escritora radicada en Colorado y autora de Making Burros Fly: Cleveland Amory, Animal Rescue Pioneer. Comuníquese en FlyingBurros@gmail.com.

Share
 

 
 
previous next
X