La Medicina Funcional

por Dr. Manuel R. Prats

La gran mayoría de los casos de pacientes que visitan la oficina de su médico están relacionados con problemas inflamatorios crónicos de origen desconocido. Examinamos a un paciente en diez o quince minutos y en muchas ocasiones no podemos hacer un diagnóstico certero.

El problema de salud que más abunda en nuestra sociedad es la enfermedad crónica. Esta es la causa principal de incapacidad y del uso de los servicios de salud.

En la medicina funcional se usa un modelo que ataca la enfermedad crónica de una manera integrada a los sistemas biológicos. He aquí algunos de los principios de la “medicina funcional”:

1- Individualidad bioquímica de cada paciente
2- Medicina personalizada
3- Balance dinámico de factores internos y externos
4- Promoción de vitalidad
5- Promoción de que los sistemas biológicos funcionen a un alto nivel

El primer principio evalúa la individualidad bioquímica. Muchas enfermedades metabólicas producen factores defectuosos o deficientes debido a mutaciones genéticas espontáneas o ya predispuestas por nuestros genes. En estos casos podemos tratar al paciente con dosis altas de vitaminas que pueden aumentar la actividad de la enzima o cofactor deficiente tratando el desbalance o disfunción biológica.

En la medicina funcional nos centramos en el paciente utilizando un enfoque holístico y utilizamos un régimen terapéutico para identificar signos y síntomas de un desbalance o disfunción.

He aquí una lista de los desbalances fundamentales:
1- Sistema gastrointestinal
2- Sistema inmune
3- Procesos inflamatorios
4- Estrés oxidativo
5- Detoxificación
6- Regulación de hormonas y neurotransmisores
7- Balance estructural
8- Mente y espíritu

Entre estos sistemas hay una red de interacciones complejas entre el uno y el otro. En muchas ocasiones con solo balancear el sistema gastrointestinal e inmunológico, eliminamos los síntomas de la enfermedad, disfunción o desbalance. Esto nos devuelve el bienestar y vitalidad a todos nuestros sistemas biológicos.

En el modelo de medicina convencional o tradicional el enfoque es otro. La meta es hacer el diagnóstico lo más pronto posible, especialmente en el paciente que tiene síntomas agudos. La queja principal (chief complaint) y el historial de la enfermedad presente son los puntos más importantes para el clínico.

Ejemplo I
Queja principal: Silbido pulmonar
Hx de enfermedad – Asma, pecho apretado, falta de aire
Diagnóstico: Ataque de asma
Tratamiento:
1- Broncodilatadores
2- Esteroides

El problema surge cuando se usa el modelo de medicina convencional para intervenir con desbalances y disfunciones crónicas de salud.

En la enfermedad crónica, el historial completo de la vida del paciente es de vital importancia (historial enfermedad presente y pasada, historial social, historial ambiental, historial nutricional, historial familiar de predisposiciones, genética, estilo de vida, historial de trauma emocional, exposición a toxinas, creencias espirituales, etc.).

En la medicina funcional lo importante es tratar la disfunción o desbalance biológico aunque no tengamos un diagnóstico inicial. Es importante detectar los detonadores o antecedentes de los síntomas y qué situaciones lo perpetúan. El historial completo del paciente puede ser abrumador.
Ejemplo de Paciente Tratado con Modelo de Medicina Funcional:
Queja principal: Dolor de cabeza crónico
Dolores de cabeza crónicos pueden ser provocados por:
1- Hipoglucemia
2- Estrés
3- Falta de descanso (7 horas mínimo)
4- Alergias, intolerancia o sensibilidad a los alimentos
5- Exposición a toxinas
6- Desbalances hormonales (ciclo menstrual)
7- Deficiencias nutricionales (magnesio)
8- Exposición a toxinas

En este modelo, después de evaluar los síntomas, examen físico e historial completo del paciente (familiar, enfermedades pasadas y presentes, nutricional, social, ambiental, emocional, etc.), hacemos un análisis de cuáles son los sistemas biológicos más afectados y a base de esto comenzamos nuestro régimen terapéutico.

En la gran mayoría de los casos comenzamos con balancear el sistema gastrointestinal. Para esto tiene que existir una comunicación efectiva entre el estómago, duodeno, intestino delgado y grueso, páncreas, vesícula, hígado y el cerebro.

El sistema gastrointestinal se balancea al remover (dieta de eliminación toxinas, agente infeccioso, alérgenos), reemplazamos (enzimas digestivas, Zinc, HCL), reinoculamos (pre y probióticos) y reparamos (Glutamina, cúrcuma, hierbas y suplementos botánicos).

Con este simple régimen terapéutico restablecemos el balance al sistema gastrointestinal que está enlazado estrechamente con los otros sistemas biológicos (cerebro, páncreas, hígado, tiroides, sistema inmune, sistema endocrino). En muchos casos, al restablecer el funcionamiento o balance a la mucosa intestinal, evitamos que se exprese o desarrolle una enfermedad autoinmune. (Una de cada cuatro mujeres desarrollará este tipo de enfermedad durante su periodo de vida.)

El modelo de medicina funcional tiene un enfoque diferente para tratar las enfermedades crónicas.  Cuando entendemos que los sistemas biológicos trabajan conjuntamente en una gran red, nos damos cuenta que es de suma importancia restablecer el balance entre ellos para cualquier tipo de síntomas crónicos o disfunciones. Es gratificante tanto para el médico como para el paciente, porque además de erradicar los síntomas, más importante aún es erradicar la causa para así lograr el bienestar de nuestro cuerpo, mente y espíritu.

El Dr. Manuel R. Prats es especialista en Medicina Anti-Aging (Medicina Metabólica y Nutricional) y posee entrenamiento especializado en reemplazo hormonal. Su oficina está localizada en la calle Carazo #6, Guaynabo. Para citas llamar al 787.600.0271.

Share
 

 
 
previous next
X