La Boca Importa

Un enfoque holístico para la salud oral

por Ronica O’Hara

Según dice el refrán: “La boca es la puerta de entrada al cuerpo”, y hoy sabemos cuán cierto es esto. Hace años, la visita bianual al dentista era típicamente para la simple operación de “taladrar y rellenar”, y a otros problemas de salud no se les daba una segunda mirada. Ahora, las investigaciones emergentes muestran que cuando no damos la atención debida al cuidado oral básico —incluso la molestosa tarea de usar el hilo dental cada noche o después de las comidas— ponemos en riesgo nuestro corazón, pulmones, riñones e incluso nuestro cerebro, al permitir la acumulación de bacterias perniciosas en nuestras encías.

 En abril, los investigadores de la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Louisville informaron que la bacteria P. Gingivalis, que florece en la enfermedad de las encías, se encontró en muestras de cerebro de pacientes de Alzheimer fallecidos y que la inflamación, hinchazón y sangrado en las encías puede transportar las bacterias desde la boca hasta el torrente sanguíneo, simplemente mediante la masticación o el cepillado de los dientes. El estudio también relacionó a la bacteria con la artritis reumatoidea y la pulmonía por aspiración.

 Según muestran otros estudios, la enfermedad avanzada de las encías también aumenta el riesgo de cáncer en un 24 por ciento, especialmente de pulmón y colorrectal; cuadruplica la tasa de enfermedad renal; y aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares, enfermedad de las arterias coronarias, diabetes y nacimientos prematuros.

 Estos hallazgos tienen implicaciones aleccionadoras para casi la mitad de los adultos estadounidenses mayores de 30 años y el 70 por ciento de los adultos mayores de 65 años con enfermedad de las encías. “La ciencia ha demostrado que una boca sana es un cuerpo sano”, dice Nammy Patel, dentista holística radicada en San Francisco y autora del libro Age with Style: Your Guide to a Youthful Smile & Healthy Living.

El cuerpo, la mente, los dientes

Es parte de la razón del nuevo interés en la odontología holística, a veces llamada odontología biológica. “Miramos el cuerpo entero, no solo la boca”, dice Pedro Rodriguez Sola, DMD., de Caparra Gallery Dental Center, en Guaynabo, y miembro de la Asociación Dental Holística (ADH), con sede en Coral Gables, Florida. Los dentistas holísticos se abstienen de usar materiales tóxicos, eliminan los empastes de amalgama, pueden ser cautelosos en el tratamiento de los conductos radiculares (root canal) y centrarse en procedimientos mínimamente invasivos, algunos de los cuales pueden ser de alta tecnología y de vanguardia, como el láser para limpiar dientes y encías, la ozonoterapia para retardar el crecimiento de infecciones y la abrasión por aire para eliminar las pequeñas áreas de caries.

Los dentistas holísticos trabajan en estrecha colaboración con una amplia gama de otros profesionales complementarios. “Miramos las causas subyacentes de la enfermedad de las encías y las caries: ¿Es la dieta, o cambios hormonales o reflujo ácido?”, explica Patel. Eso puede significar recetar un masaje en la cabeza, una sesión de acupuntura, clases de meditación o asesoramiento dietético. Pueden realizar análisis de sangre para determinar la biocompatibilidad de los materiales e incorporar enfoques de la medicina tradicional china, el ayurveda, la herbología, la homeopatía, la iridología, la terapia craneosacral y la medicina energética. Ellos buscarán señales de apnea del sueño y a menudo la tratarán. Sin embargo, las pruebas y consultas adicionales tienden a ser más costosas, con muchos procedimientos no cubiertos por el seguro dental. Su número es pequeño: solo 391 de 199,000 dentistas estadounidenses pertenecen a la ADH, es decir, aproximadamente uno de cada 500.

Sin embargo, el movimiento natural de salud que impulsa la odontología holística está teniendo un efecto en la profesión en general. Muchos dentistas, presionados por los pacientes y ayudados por la nueva tecnología, están abandonando las opciones tóxicas e invasivas por métodos menos dañinos. Los polémicos empastes de amalgama de mercurio se están eliminando por opciones menos tóxicas como los compuestos de resina que coinciden con el color de los dientes; la cantidad de mercurio que se vende en los Estados Unidos para amalgamas dentales se redujo a la mitad entre 2001 y 2013.

Dialogue con su Dentista

Cuando visite al dentista, ya sea holístico o no, es sabio estar preparado con una mentalidad enfocada en la salud natural. Algunas preguntas que hay que hacer son:

¿Con qué está llenando la cavidad? Solo diga no a la amalgama, una mezcla de metales pesados de los cuales aproximadamente la mitad es mercurio elemental que lentamente libera vapores tóxicos. Además, “Los metales pesados pueden filtrarse en los tubos de esmalte de los dientes lo que causa que los dientes se vean grises o azul oscuro y los hace frágiles con el tiempo”, advierte Rhonda Kalasho, dentista cosmética con sede en Los Ángeles.  En su lugar, pida opciones relativamente no tóxicas como porcelana o resinas compuestas, que pueden estar hechas de materiales como sílica, cerámica, plásticos y óxido de zirconio. Algunas resinas compuestas contienen los alteradores endocrinos Bis-GMA o BPA; para una protección extra, pida una que no lo tenga.

¿Debo quitarme los empastes de amalgama? Muchos dentistas holísticos como Patel dan un rotundo sí.  “El problema surge con el mercurio cuando uno mastica o se cepilla los dientes. La abrasión crea calor y hace que el mercurio libere gas. Esos vapores se ingieren y entran en el cuerpo donde se almacenan y eso crea riesgos significativos para la salud, porque estamos hablando de un veneno conocido”, dice. Otros dentistas no están de acuerdo con la extracción, citando sus riesgos: El pionero holístico Dr. Andrew Weil, por ejemplo, escribe que eliminar los empastes de amalgama es a menudo innecesario, costoso y estresante y recomienda cambiarlos por resina compuesta sólo cuando se descomponen. 

¿Verdaderamente necesito antibióticos? Los investigadores de la Universidad Estatal de Oregón encontraron en un estudio de este año con 90,000 pacientes, que los antibióticos recetados a menudo por los dentistas, como prevención contra la infección, son innecesarios el 81 por ciento de las veces y contribuyen a la resistencia a los antibióticos. Normalmente, los pacientes, no tenían las condiciones cardiacas precisas que justificara la precaución adicional.

 ¿Es el tratamiento de conducto (root canal) la mejor opción?  Algunos dentistas holísticos aconsejan contra los tratamientos de conducto, citando el riesgo de problemas de salud a largo plazo causados por bacterias persistentes, y abogan por el uso de hierbas, terapia láser o extracciones en su lugar. «Si los tratamientos de conducto se hicieron hace 20 o 30 años, definitivamente es un problema, porque no hubo suficientes avances tecnológicos para limpiar todas las bacterias que podrían causar complicaciones crónicas de salud», dice Patel. “Hoy día, los canales pueden ser limpiados con láser en un 99.9 por ciento y hay técnicas que pueden lograr el éxito a largo plazo de los tratamientos endodónticos”, dice Rodríguez Sola.  

Volver a lo Básico

Considerando lo que está en juego, el cuidado preventivo es de suma importancia y existen muchas opciones naturales para garantizar una salud oral sólida. En la tienda de salud natural o farmacia, considere las siguientes opciones:

Cepillo de dientes: Los cepillos de dientes eléctricos redujeron la placa 21 por ciento más y la gingivitis 11 por ciento más después de tres meses en comparación con los cepillos de dientes manuales, informó una revisión de 56 estudios con 5,068 participantes. Los que rotan en lugar de cepillarse hacia adelante y hacia atrás limpian un poco mejor.

Pasta de dientes: Estudie las etiquetas y tenga cuidado con los siguientes ingredientes: fluoruro, lauril, sulfato de sodio, triclosán e hidróxido de sodio. Estos ingredientes son beneficiosos: bicarbonato de sodio, té verde, eucalipto, mentol, aceite del árbol del té y vitamina D.

Hilo dental: Algunos hilos lisos y resbaladizos están recubiertos de polímeros perfluorados tóxicos similares al teflón, relacionados con el cáncer de riñón y testículo, la colitis ulcerosa y las alteraciones hormonales. Un estudio reciente encontró niveles más altos en las mujeres que usaban esos hilos. En su lugar, utilice el tipo de nylon antiguo o pruebe los nuevos hilos de seda o bambú biodegradables, o los infundidos con aceite antimicrobiano del árbol del té. O, considere el irrigador bucal. Los investigadores canadienses encontraron que es un 29 por ciento más efectivo para remover la placa que el hilo dental.

Enjuague bucal: Investigadores australianos encontraron que los enjuagues bucales que contienen alcohol aumentan de manera significativa el riesgo de cáncer de garganta. En su lugar, opte por un súper saludable té verde como enjuague bucal, al igual que la bebida. Los estudios demuestran que protege los dientes de la erosión y promueve la salud de las encías. Otra opción simple es el agua tibia salada, usar una taza de agua y media cucharadita de sal. En un estudio llevado a cabo en 2017, la organización Cochrane encontró que es virtualmente tan efectivo como el enjuague bucal antiséptico recetado, clorhexidina, para reducir la placa dental y los microbios.

Enjuagues con aceite de coco: Un antiguo remedio ayurvédico que consiste en pasar una cucharada de aceite de coco orgánico por la boca a través de los dientes durante 10 a 20 minutos.  Se ha encontrado en estudios que el ácido láurico del aceite es un antibacteriano natural que ayuda a reducir la formación de placa y las infecciones micóticas, así como las cepas de bacterias relacionadas con el mal aliento y las encías irritadas.

El cuidado de nuestros dientes y encías vale la pena el tiempo y las molestias diarias para facilitar la salud a largo plazo. “El cuidado oral debe ser tomado tan en serio como vigilar la dieta”, aconseja Kalasho.

Ronica A. O’Hara escribe sobre salud natural y está radicada en Denver. Comuníquese en OHaraRonica@gmail.com.

Share
 

 
 
previous next
X