Fortalezca su Sistema Inmunológico

Descubra maneras de estar saludable naturalmente

por Kathleen Barnes

Como muchas otras condiciones de salud, los desafíos a nuestro sistema inmunológico están en aumento. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) calculan que 26.5 millones de adultos y niños tienen asma, 50 millones tienen alergias y hasta el 20 por ciento contrae la gripe cada año. Contraer un resfriado es común, con adultos en Estados Unidos generalmente lidiando con dos o tres veces al año y los niños con el doble.

Un número aproximado de 50 millones de estadounidenses sufren de enfermedades autoinmunes como artritis reumatoide, enfermedad celíaca y lupus, cuyo tratamiento cuesta $100,000 millones al año, casi el doble de lo que se gasta en la atención del cáncer, según informa la Asociación Americana de Enfermedades Autoinmunes. Las estadísticas iniciales publicadas hace 20 años estimaban que 9 millones de estadounidenses tenían enfermedades autoinmunes; un aumento de cinco veces desde entonces ilustra la magnitud del problema.

Las personas que están libres de algún grado de disfunción del sistema inmunitario, a corto o largo plazo, son relativamente poco comunes.

Identifique los Culpables

“Estamos viendo un aumento en los trastornos inmunológicos”, dice Michael T. Murray, doctor en naturopatía radicado en Lyons, Colorado, y autor de muchos libros, incluidos Chronic Candidiasis: Your Natural Guide to Healing with Diet, Vitamins, Minerals, Herbs, Exercise and Other Natural Methods. “Muchos factores son los responsables de este aumento”. Cita como los más notables el uso generalizado de antibióticos y pesticidas; los factores dietéticos, incluido demasiado azúcar; la disminución de la ingesta de vitaminas y minerales esenciales; el consumo excesivo de calorías en general; factores de estilo de vida como no dormir lo suficiente o no hacer ejercicio; el alcohol excesivo; el estrés; y la exposición al humo de cigarrillo.

“El microbioma, la estructura bacteriana que sostiene un sistema inmunológico fuerte, se hereda en gran medida de la madre durante un parto vaginal”, dice Sayer Ji, de Miami, Florida, fundador de GreenMedInfo.com, patrocinador de la Cumbre de Defensa Inmunológica 2017 y miembro de la junta directiva de la Federación Nacional de Salud. “El creciente número de cesáreas, casi un tercio de todos los nacimientos en Estados Unidos, en comparación con el 18 por ciento en 1997, priva a los bebés de las bacterias que se producen de forma natural y puede provocar deficiencias inmunológicas a una edad temprana”.

El estrés crónico de bajo nivel, del tipo que ocurre en la vida moderna diaria, es uno de los factores subyacentes principales en el compromiso del sistema inmunitario, dice el experto en salud natural y sanación Dr. Deepak Chopra, de Carlsbad, California, autor de The Healing Self: A Revolutionary New Plan to Supercharge Your Immunity and Stay Well for Life. Junto con el estrés emocional, también señala a cualquier tipo de desafío interno y externo que nos saca de nuestro centro.

Todos experimentamos algún tipo de estrés todos los días; cuando no se alivia, se ha demostrado ampliamente que tiene un gran impacto negativo en nuestra salud. “El desequilibrio puede ser negativo o positivo, al igual que el estrés”, dice Chopra. “Ganarse la lotería es tan estresante como pasar por un divorcio. Así que el reto no es lograr un balance estático, sino desenvolvernos con éxito en entornos estresantes”.   

Comunicados Internos

Hoy la ciencia médica está generalmente de acuerdo en que la mayor parte del sistema inmunológico reside en el intestino. “Necesitamos esos trillones de bacterias que residen en el tracto digestivo. Sin ellas no podemos defendernos de todo tipo de agresiones, incluidas las enfermedades autoinmunes, en las que el cuerpo se vuelve contra sí mismo”, dice Ji

“El sistema inmunológico recubre los intestinos grueso y delgado”, dice la Dra. Susan Blum, de Rye Brook, Nueva York, autora de The Immune System Recovery Plan: A Doctor’s 4-Step Program to Treat Autoimmune Disease. “Los microbios en el revestimiento intestinal hablan al sistema inmunológico. Cualquier cosa que altere los microbios de manera negativa, como los antibióticos o las enfermedades virales, entre otros, también puede alterar negativamente el sistema inmunológico”.

Toxinas Inevitables

No podemos evitar la exposición tóxica que subyace en gran parte de la disfunción inmune que experimentamos hoy día, dice Wendy Myers, nutricionista en los Los Ángeles, California, y autora de Limitless Energy: How to Detox Toxic Metals to End Exhaustion and Chronic Fatigue. “Las toxinas, en especial los metales pesados, como el plomo y el mercurio, están en el agua y el suelo. Ya que no podemos escaparnos de ellos, necesitamos saber cómo nos están afectando y trabajar para neutralizarlos”.

Los expertos están de acuerdo en que los desafíos inmunológicos pueden neutralizarse y superarse con la dieta y un estilo de vida adecuados, el control del estrés y los suplementos adecuados para restaurar y mantener el equilibrio de todo el sistema necesario para prosperar en un mundo de nuestra propia creación que nos estresa en todos los niveles.

El Pie Derecho

Eliminar el trigo y los lácteos puede acabar con la mitad de la disfunción actual del sistema inmunológico al ayudar a reparar el microbioma y sanar nuestro sistema, cree Ji. Por ejemplo, “si mi madre hubiera sabido que era alérgico a la leche de vaca cuando era niño, no habría sufrido durante 20 años de asma bronquial”, dice.

Una dieta antiinflamatoria también acelera la cicatrización intestinal y fortalece el sistema inmunológico, dice Blum. Lo más destacado de su programa para una limpieza básica incluye la eliminación de todo lo blanco (azúcar y todos los productos hechos con harina); ingerir grasas de calidad (aceites vegetales prensados en frío, nueces y semillas); proteínas (carne de res de ganado alimentado con pasto, aves de corral y de granja alimentadas de manera orgánica, y pescado capturado en el medio silvestre); frutas y verduras orgánicas en la medida de lo posible y alimentos fermentados diariamente; limitar, o preferiblemente eliminar los productos lácteos; y leer las etiquetas y desterrar los aditivos, los productos químicos y los alimentos procesados.

De acuerdo con las estadísticas del CDC, casi todo el mundo tiene algún nivel de disfunción inmunológica, así que esta dieta de limpieza beneficiará a la mayoría de nosotros, dice Blum. Después de un régimen básico de tres semanas o más, recomienda explorar una dieta de eliminación y un reto en la que el gluten, los lácteos, el maíz, la soya y los huevos se eliminan durante tres semanas. Las personas con artritis también deben eliminar los tomates y las papas. “Luego agregue de nuevo los alimentos eliminados, uno a la vez y observe cuidadosamente la reacción del cuerpo. No es tan difícil tener una idea clara de lo que agrava la inflamación, como el dolor de la artritis”, dice Blum.

Los Suplementos Correctos

Multivitaminas: “Los suplementos vitamínicos y minerales de alta calidad son fundamentales para la salud inmunológica”, dice Murray. “Las vitaminas C, E y B y el selenio son especialmente importantes”.

Enzimas digestivas: “Las enzimas digestivas son clave para restaurar la salud intestinal y, por lo tanto, curar el sistema inmunológico. Son útiles para reducir la inflamación intermediada por el sistema inmunológico en los trastornos autoinmunes”, explica Murray.

La investigación australiana del Instituto Garvan de Investigación Médica confirma que el apoyo al sistema inmunológico ayuda a curar la inflamación y las enfermedades autoinmunes. En cambio, estos son comúnmente tratados con supresores del sistema inmunológico que dejan al paciente con una resistencia disminuida a otras enfermedades.

Los alimentos crudos, especialmente la piña y la papaya, son buenas fuentes de enzimas digestivas. También están disponibles en suplementos.

Prebióticos y probióticos: Los prebióticos, fibras provenientes de plantas que se fermentan en el colon, ayudan a aumentar las bacterias deseables en el intestino, y los probióticos, restauran las bacterias beneficiosas, que ayudan a mantener el equilibrio en el microbioma, al alimentar y fortalecer eficazmente el sistema inmunológico. Myers sugiere que la disminución de los niveles de bacterias amigables en el intestino podría en realidad marcar el inicio de la enfermedad degenerativa crónica.

Vitamina D: Varios estudios, incluyendo uno en Israel, han demostrado que las personas con los niveles más altos de vitamina D tienen el número más bajo de infecciones de las vías respiratorias superiores. “Para asegurar un estado óptimo de vitamina D, muchos defensores de la salud, incluido yo, estamos abogando recientemente por dosis diarias de 2,000 a 5,000 unidades internacionales (UI), incluso en adultos aparentemente sanos”, dice Murray.   

Beta glucan: Los beta glucanos son polisacáridos, fibra soluble que se encuentra naturalmente en las paredes celulares de los granos, bacterias, levaduras, algas y hongos. Las fuentes naturales incluyen avena (sin gluten), cebada, algas marinas y hongos shitake y reishi. En los suplementos, busque productos extraídos por fermentación si el grano o la levadura es una preocupación. Se sabe que estos azúcares ayudan a prevenir y acortar la duración de los resfriados y la gripe y proporcionan alivio para las alergias y la congestión de los senos paranasales, y pueden ayudar a regular una respuesta inmunitaria hiperactiva en casos de trastornos autoinmunes.

Tanto los factores internos como los externos pueden afectarnos hasta el nivel celular. Chopra dice, “Usted está hablando con sus genes todo el tiempo, y lo que dice afecta a cada célula de su cuerpo. A través de las opciones de estilos de vida, usted puede tomar decisiones de sanación, en lugar de tomar decisiones perjudiciales”.

Kathleen Barnes es autora de numerosos libros de sanación natural, incluido The Calcium Lie: What Your Doctor Still Doesn’t Know, con el Dr. Robert Thompson. Comuníquese en KathleenBarnes.com.   

Share
 

 
 
previous next
X