Encendiendo la Libido

El Ejercicio Reaviva el Deseo Sexual

por Maya Whitman

Los ejercicios ofrecen múltiples beneficios, así que no debe sorprender el hecho que uno de estos beneficios sea un aumento en la libido. La disminución del deseo sexual puede afectar tanto a hombres como a mujeres de cualquier edad y algunos de los factores que contribuyen son los cambios hormonales, los estresores diarios y ciertos medicamentos con receta.

Según un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine, los ejercicios de corta duración ayudan a aumentar la circulación y la frecuencia cardiaca, lo que aumenta la excitación fisiológica en las mujeres. Según un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior, el desempeño sexual de los hombres mejora al hacer ejercicio tres a cinco veces por semana.

“Una buena alimentación y un régimen diario de ejercicios que incluya ejercicios para fortalecer los músculos, trabajo cardiovascular y ejercicios de flexibilidad son clave para mantener la libido y la función sexual en óptimas condiciones, afirma el Dr. Jeffry Life, autor de The Life Plan: How Any Man Can Achieve Lasting Health, Great Sex, and a Stronger, Leaner Body y propietario de The Life Center for Healthy Aging, en Charleston, West Virginia.

Hormonas Saludables

El ejercicio aumenta la testosterona, las endorfinas y las hormonas suprarrenales, que son esenciales para una vida sexual satisfactoria. Los estudios realizados por la Universidad de Texas en Austin demostraron que las mujeres premenopáusicas experimentaron un aumento en la respuesta sexual con el ejercicio, incluidas mujeres con disminución en el deseo sexual debido al uso de antidepresivos.

“El estrés es una de causas principales de disminución de la libido en las mujeres y las endorfinas liberadas durante el ejercicio pueden disminuir el estrés, mejorar la libido y la excitación sexual”, señala Stephanie Mansour, entrenadora profesional y CEO de Step It Up with Steph, en Chicago, Illinois. “Treinta minutos de ejercicio varias veces a la semana aumentan las endorfinas, el flujo sanguíneo y la testosterona”.

Envejecer Apasionadamente

Los cambios hormonales inevitables, en y después de la menopausia, pueden afectar la vida sexual de una mujer, pero no tiene que ser así de por vida. “Las mujeres pueden experimentar efectos secundarios debido a cambios en los niveles hormonales, lo que hace que la libido desaparezca y se reseque la vagina y crear una sensación de impotencia”, explica Ellen Dolgen, autora de Menopause Mondays: The Girlfriend’s Guide to Surviving and Thriving During Perimenopause and Menopause de Coronado, California. “El ejercicio, junto con la orientación de un especialista en menopausia para ayudar a manejar estos cambios hormonales, es como ganarse la lotería. La vida a los 40, 50 o más puede ser maravillosa”.

La disfunción eréctil es un problema que muchos hombres enfrentan y puede ser resultado de estilos de vida sedentarios, ciertos medicamentos y problemas cardiovasculares. La disfunción eréctil es un problema a nivel mundial y la enfermedad vascular es una de las causas principales”, explica Life. “Esto puede evitarse añadiendo una alimentación sana y ejercicios a la vida cotidiana, ya que esto reduce la necesidad de medicamentos con receta, otra causa principal del problema”.

Ejercicios de Fortalecimiento Muscular

y Yoga

La testosterona ‒una hormona que desempeña un rol importante en avivar el “fuego” y mantenerlo encendido‒ puede mejorarse al añadir ejercicios con pesas. “El entrenamiento para fortalecer los músculos puede aumentar la testosterona, lo que aumenta el deseo sexual en hombres y mujeres.  Para los hombres, recomiendo levantamiento de pesas y push-ups. Sin embargo, es importante tener presente que el ejercicio o el entrenamiento intenso pueden tener el efecto contrario y reducir el deseo de tener relaciones sexuales”, señala Mansour.

Además de un programa diario de ejercicios cardiovasculares y de flexibilidad, Life considera que, “Hacer treinta a 60 minutos de ejercicios para fortalecer los músculos, tres a cuatro veces a la semana es ideal”.

Según una reseña publicada en el Journal of Sex and Marital Therapy, el yoga puede aumentar la resistencia sexual en el hombre y la respuesta en la mujer. “El yoga desactiva nuestro sistema nervioso simpático, la parte que nos mantiene en la respuesta de ‘defensa o huida’.  Las posiciones de yoga como inversión sobre los hombros (shoulderstands) ayudan a armonizar las hormonas para apoyar un deseo sexual bien balanceado”, explica Pam Medina, propietaria de The Yoga Lily, en Clifton Park, Nueva York. “Necesitamos sentirnos atractivas y el yoga puede ayudarnos a aceptar nuestro cuerpo como un vehículo sagrado para el alma”.

No importa la edad ni la condición del cuerpo, es posible lograr una vida sexual satisfactoria y una mejor autoimagen si sentimos que estamos en forma. Life nos recuerda que, “Debe consultar a su médico antes de comenzar un régimen de ejercicio. También es importante saber que mantener un cuerpo sano puede brindarnos los ingredientes esenciales para una magnífica vida sexual después de los 60, 70, 80 y 90 años”.

Maya Whitman esta certificada en trabajo corporal y terapia con aceites esenciales. 

Share
 

 
 
previous next
X