en un abrir y cerrar de ojos…

¡Que casualidad! Bueno, mejor dicho, causalidad. Escribiendo esta carta en una sala de emergencia al lado de una amiga que precisamente esta batallando contra el cáncer… tema principal de esta edición. A pesar de tener a su disposición un sinnúmero de médicos integrativos y recursos para tratar la enfermedad, optó por la medicina alopática…radiación y quimioterapia. El primer incidente lo batalló sola como la valiente guerrera que siempre había sido. Una lumpectomía seguida de una mastectomía, dándodose quimio un día y montándose en un avión al otro para visitar a sus clientes…. Bien arreglada como de costumbre, con su hermosa melena oscura….peluca de su propio cabello, su contagiosa sonrisa y la energía y el positivismo que la distinguen, era imposible sospechar que podía haber una onza de enfermedad en su cuerpo.
Tampoco fue casualidad que nos enteráramos por accidente de su condición. Aturdida y consternada la llamamos y al escuchar la historia sentí que se me derrumbaba el mundo. ¡¿Otro ser de luz amado víctima del … cáncer?! Estaba sin fuerzas, no sabía que comer y, más que nada, necesitaba alguien que la acompañara en este duro y cruel camino.
Me puse las pilas pa sacar la edición anterior y, sin pensarlo dos veces, compré un one way ticket y arranqué para su casa. El proceso fue uno muy intenso y de mucho crecimiento y validación. Pensé iba a ayudarla con la nutrición y resultó que el Universo tenía otro plan para mi. Era hora de poner en práctica todo lo que había aprendido los pasados 15 años a través de mi búsqueda espiritual y como editora de esta revista a través de la cual he aprendido tanto sobre la la salud natural, la espiritualidad y el bienestar total… una confirmación del importante rol que tiene Natural Awakenings en la educación y transformación de nuestra comunidad. ¡Ahora entiendo por qué hay tanta gente que nos ama! 🙂
Cada día le pedía al Universo que me usara de instrumento para ayudar en su proceso de sanación de la manera q fuera necesaria. Y así fue ¡y de que manera! Nutritionista, personal chef, coach de vida, psicóloga familiar, terapista de colon, entrenadora personal y hasta chamana, entre otros. ¡Que honor!
Pero también me tocó ver de cerca el horrendo negocio del cáncer. Desde el mal manejo de medicamentos hasta comprobar cómo las farmacéuticas tienen a
todos comprados en la industria médica. No sé que me repulsaba más, si escuchar a la oncóloga negándole al paciente el uso de suplementos naturales que han probado ser efectivos porque supuestamente confligen con la quimio… hasta ver cómo les dan la “excitante noticia” de que cualifican para un clinical trial a los pacientes que, por el miedo a morir o por ignorancia no se dan cuenta que los quieren usar de conejillos de indias y se lanzan sin entender que la mayoría de los pacientes de cáncer mueren por la quimio, no por la enfermedad.
En el proceso he aprendido tanto… sobre la industria/negocio del cáncer, sobre remedios naturales que han sido utilizados con éxito alrededor del mundo y que los médicos y farmacéuticas acá no quieren aceptar porque les tumban el negocio, sobre las historias de éxito con el uso del cannabis medicinal, sobre nuestras emociones y como estas pueden llevarnos a enfermar o sanar, como el estrés es nuestro peor enemigo, y como la alegría, el amor y la gratitud son parte esencial de cualquier protocolo de sanación. Te invito a que nos sigas en nuestra página en Facebook donde estaré compartiendo este mes un poco de lo que he aprendido.
Mi amiga decidió dejar la quimio el mes pasado reconociendo que la estaba matando y dejando sin energía para luchar. Decidió enfocarse en recuperar su sistema inmunológico por los efectos devastadores que la quimio había causado. Decidió venir a la isla a disfrutar del clima caribeño y la energía sanadora de Borinquen y a usar todos los recursos que tenía acá a su disposición. Agradezco infinitamente a estos seres de luz que nos han apoyado: a la Dra. Inés Alfaro, al Dr. Ernesto Herger Jr., a los doctores ayurvédicos Bryan & Light Miller, al Instituto Ann Wigmore y a mi familia por el apoyo incondicional en estos dos meses que los he abandonado por dedicarme full a ella. Seguimos luchando. Es un camino súper difícil pero no imposible. Si logro levantar su espíritu nuevamente podremos lograrlo. Ahí está la clave.
Esta edición la dedico a todos aquellos dando la batalla, espero les inspire a hacer los cambios que necesiten para sanar. Y a todos quienes gozamos de salud para que entendamos que nuestro estilo de vida y nuestras selecciones alimentarias son ingredientes primordiales para nuestro bienestar total.
¡Hasta la próxima! Namaste,

Share
 

 
 
previous next
X