Dolor Lumbar, Ciática y Hernia Discal

lumbar-pain

El dolor es una señal de alarma. Su función primaria, aunque no lo parezca, no es molestarle, sino protegerle. Tal como una alarma antifuego protege su hogar de incendios, el dolor le advierte que algo anormal y potencialmente peligroso ocurre dentro de su organismo. Si su alarma antifuego de casa sonara, no se le ocurriría desconectarla: buscaría el origen del incendio para extinguirlo. Del mismo modo, no se debe enmascarar su dolor con fármacos. Hay que buscar y resolver sus causas para que no vuelva a ocurrir o dañar más al organismo. Esa es la misión de su doctor en Quiropráctica.

Los antiinflamatorios y los relajantes musculares, como todos los fármacos, tienen muchos efectos secundarios. Estos fármacos sólo incumbren el dolor (desconectan la alarma) sin solucionar su causa (apagar el fuego).

En todo caso, sólo deberían tomarse unos días como máximo, mientras se diagnostica el origen del problema. Demasiada gente se automedica y toma estos tratamientos de forma continua, sin ser consciente de las graves complicaciones que esto implica.

En el caso de la hernia discal, la solución recomendada más a menudo es la cirugía (nucleotomía, laminectomía, microcirugía, etc.). Sin embargo, siempre debería ser el último recurso, ya que toda operación quirúrgica tiene riesgos. Siempre se estará a tiempo de operar, pero hay que tener en cuenta que la operación es irreversible: una vez operado, no hay posible vuelta atrás. Incluso la medicina reconoce que hasta el 40% de estas intervenciones fracasan. Hay cada vez más médicos que opinan que estas operaciones deberían reservarse a casos bien precisos, y sólo después del fracaso de otras terapias. En vista de su eficacia demostrada, la Quiropráctica debería siempre ser la primera opción.

La Solución Quiropráctica

A diferencia de las soluciones tradicionales, la Quiropráctica no se contenta con aliviar el dolor sino que busca y trata el origen del problema, a fin de evitar que éste vuelva a surgir o empeore.

Los ajustes quiroprácticos específicos corrigen las desviaciones vertebrales responsables del dolor y mejoran la salud de la columna de una manera natural, segura, sin el uso de cirugía o fármacos y, por tanto, libre de sus efectos secundarios.

Otra ventaja es que al tratar el problema lumbar, toda la columna vertebral se encuentra más equilibrada. Por consiguiente el sistema nervioso funciona mejor, lo cual repercute favorablemente sobre la salud del organismo.

Share
 

 
 
previous next
X