Descubre tu Propósito y ayuda a tus hijos a encontrar el suyo

por Maya Valle

Maya-Valle-2008
Los seres humanos nacimos dotados de fortalezas, talentos y destrezas internas muy poderosas inherentes a nuestro ser.  La habilidad para crear la vida que tú quieres descansa firmemente en ti y en la disponibilidad de concebir con claridad aquello que deseas.  No olvides que un día a la vez es suficiente.  No mires atrás ni sufras el pasado, porque ya eso pasó.  Podemos ser producto de nuestro pasado, pero no sus víctimas.   Vive tu presente y hazlo tan hermoso que valga la pena recordarlo para que tus hijos quieran emular ese comportamiento y no sientan miedo de tomar riesgos, de crear cosas nuevas y de ser diferentes a los demás.
La mayoría de las personas están haciendo lo que no quieren hacer, lo que no les satisface, algo que ni a ellos mismos les tiene sentido.  Se quedan haciendo las mismas cosas porque dicen no tener otras alternativas.  Culpan a todo el mundo de sus desgracias y se convierten en víctimas de su propia inercia.  Buscan cualquier excusa para quedarse en su zona de comodidad, porque aparentemente es más fácil quedarse dando vueltas en lo conocido que atreverse a retar lo desconocido.  A estas personas les aterran los cambios.  Cuando erradicamos el miedo de nuestro corazón, sentimos un movimiento interior que nos obliga a expresar esa fortaleza.  Necesitamos abrirle los brazos a cosas nuevas y desconocidas.  El poder de la acción es el poder del cambio.
Conversa con tus hijos y déjales ver con claridad que las personas que sobresalen en la vida son aquellas que producen resultados, no excusas.  Son muchas las personas que se escudan en las explicaciones y las excusas para justificar por qué no han hecho lo que desean.  Aquellos que realmente quieren triunfar no buscan, ni utilizan las excusas.  Las personas exitosas tienen un propósito bien definido.  Tienen sus metas establecidas.  Saben lo que quieren. Escuchan a los demás para mejorar, pero no permiten influencias negativas. Desarrollan su fuerza de voluntad, utilizan sus talentos y aprovechan sus ideas para convertirlas en acciones positivas que benefician a todos.  Su deseo de triunfar es tan fuerte que ven los obstáculos como retos indispensables para alcanzar los resultados que desean. Convierten lo imposible en posible. Y por supuesto, nunca se dan por vencidos. Son personas que se concentran en los mensajes positivos restándole importancia a lo negativo porque saben que es la única manera de materializar su sueño.  Escuchan constantemente mensajes positivos para ampliar sus conciencias y reconocen el valor de esta gran herramienta de evolución.
Tu propósito de vida es ese sueño que siempre has deseado, esa visión, esa pasión que te quema por dentro.  Tienes que desearlo con todas tus fuerzas y reconocer que posees todas las capacidades para lograrlo.  Este sueño/meta tiene que convertirse en el mayor motivador de tu existencia. Requiere entusiasmo, compromiso, orgullo y la disponibilidad de trabajar duro, de dar la milla extra, la disponibilidad de hacer lo que sea para lograrlo.
Para lograr las cosas que quieres en la vida necesitas motivación, impulso y energía.  A mayor pasión y compromiso, mayor posibilidad de lograr tu propósito.  Cuando trabajas con pasión y compromiso te das cuenta de que estás haciendo lo que amas, la actividad deja de ser un trabajo más y para tu sorpresa alguien está dispuesto a pagar por lo que haces.  Tu trabajo se convierte en una continua diversión.  Mientras mas grande tu sueño, mayor será tu éxito.
Los estudios revelan que el comportamiento adictivo y agresivo de nuestra sociedad responde a experiencias dolorosas e inadecuadas en la niñez que no han sido sanadas.  Si como niños nos percibimos inferiores a los demás, como adultos nos sentiremos incapaces de lograr todo lo que merecemos y a lo cual tenemos derecho.  Vivir apoyados por un sistema de creencias negativas nos coloca en una posición de minusvalía y disminuye nuestra autoestima.
Para que nuestros hijos puedan sobrevivir el estado de confusión y separación en que vive nuestra sociedad actual, tenemos que cambiar ese legado de creencias que validan nuestra inferioridad ante los demás. Todo comienza con nosotros, los adultos.  Cualquier frustración, confusión y sentido de separación no resuelta por los padres afectará el comportamiento de los hijos.  Cuando aprendamos a reconocer que todos los seres humanos poseemos la capacidad para ser exitosos, tendremos un impacto en el éxito de nuestras familias, la comunidad y la sociedad en general.
El éxito llega cuando estamos dispuestos a cambiar nuestras percepciones y a desarrollar una mente enfocada en la unidad y el servicio.  Como todo cambio, mirar las cosas desde una perspectiva diferente a veces se nos hace difícil, pero a la larga vale la pena el esfuerzo.  El éxito no se define por lo mucho que haces, sino por cuánto de lo que haces contribuye a mejorar lo que amas y a aquellos a quienes amas.  A medida que descubras que el éxito va más allá de buscar constantemente la aprobación de los demás fortalecerás tu autoestima y entrarás en un proceso de alinearte con tu mayor potencial, requisito fundamental para lograr tus metas.
Sentir que somos merecedores del éxito es el requisito principal para lograr relaciones saludables y satisfactorias en tu trabajo, en tu hogar y en tu comunidad.  El camino al éxito requiere un ajuste en nuestras perspectivas en el trato con niños, adolescentes y adultos.  En otras palabras es cambiar las experiencias de fracaso y pérdida por experiencias de liberación y triunfo. El éxito abre la puerta para experimentar amor por nosotros mismos, por nuestras familias, por la comunidad y por toda la humanidad.   El amor es…la fuente del éxito.
¡¡¡FELIZ DIA DE LOS PADRES!!!

Maya Valle es motivadora, conferenciante, escritora y coach.  Para citas de coaching o conferencias y talleres de desarrollo profesional y personal llamar a Ana al (787)214-0024

Share
 

 
 
previous next
X