Desafíando la edad

Cómo dar vuelta atrás al reloj

por Marlaina Donato

Se ha dicho que el estrés mata, y a menudo, puede ser un proceso lento y prematuro que conduce a síntomas comunes de declive, pero evitables. Estos pueden ser: deterioro de la memoria, pérdida de movilidad, fatiga y disminución de la libido. Una buena nutrición, dormir lo suficiente y mantenerse activo, contribuyen a la vitalidad; sin embargo, fortalecer el sistema nervioso es crucial para combatir las hormonas del estrés, como el cortisol, que aceleran el envejecimiento.

La clave para mantener el cuerpo y la mente jóvenes puede estar en las modalidades terapéuticas del trabajo corporal, término que abarca hasta 350 métodos que incluyen: masajes, trabajo energético y terapias basadas en los meridianos, como la acupuntura, shiatsu y reflexología. Todas pueden mejorar la calidad de vida y promover la integridad celular. Anteriormente eran consideradas un lujo confinadas a los spas y a las sesiones privadas en la casa, el trabajo corporal se está moviendo a la corriente principal médica con hospitales de renombre como el Memorial Sloan Kettering Cancer Center, en la Ciudad de Nueva York, que ofrece sesiones de reiki e educación para pacientes y cuidadores.

Según una encuesta de la Asociación Americana de Hospitales, el reiki y su primo cercano, el Toque Terapéutico, constituyen una de las tres terapias complementarias más importantes en los hospitales estadounidenses, junto con la terapia de masaje y la música. La Arthritis Foundation recomienda el masaje para todos los tipos de artritis y síndromes de dolor como la fibromialgia, ya que pueden reducir el malestar y el estrés.  

La química del envejecimiento prematuro

Llevar una vida ocupada sin suficiente tiempo para estar inactivos puede hacer que el cuerpo se encuentre en un estado crónico de “lucha o huida”, lo que compromete la salud cardiovascular, la absorción de los nutrientes, la eliminación de desechos y el sistema inmunitario. Gracias a investigadores pioneros como Elizabeth Blackburn, ganadora del Premio Nobel, ahora se entiende que el estrés diario prolongado debilita las estructuras del ADN al acortar los telómeros que protegen los cromosomas, un componente importante en la muerte celular prematura y el desencadenante de marcadores genéticos predispuestos para la enfermedad. 

Estudios llevados a cabo por el Dr. Owen Wolkowitz, de la Universidad de California, San Francisco, demuestran la relación entre los telómeros acortados y una respuesta insuficiente a los radicales libres, lo que resulta en inflamación crónica, que ahora se cree es el catalizador de la mayoría de las enfermedades degenerativas. El estrés psicológico, según una investigación publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, por Sheldon Cohen de la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh, cambia la forma como el cuerpo regula la respuesta inflamatoria. 

“El estrés y la inflamación causan dolor y enfermedad”, dice Martha Garland, profesional certificada en reflexología y salud holística del Creative Spirit Healing Arts, en Baltimore. “Todo esto que llevamos en nuestro cuerpo nos hará sentir mucho más viejos que nuestros años”.

Mediante la aplicación de presión en zonas específicas de reflejo en los pies, las manos y las orejas, los reflexólogos, como Garland, pueden ayudar a promover el flujo natural de las funciones corporales. “La reflexología, una modalidad que está separada de la terapia del masaje, reduce la tensión, el estrés y el dolor que tenemos en nuestros pies y en el resto de nuestro cuerpo, lo que puede promover la longevidad y una mejor calidad de vida”, dice ella.

Margaret Connolly, terapeuta certificada en craneosacral, en Narberth, Pennsylvania, concuerda que la tensión mental o emocional juega un papel clave en el proceso de envejecimiento. “Durante el estrés, el cuerpo está preparado para resistir o escapar de una amenaza, y en esa situación, no va a dar prioridad a la actividad de restauración”, dice ella. La terapia craneosacral (TCS) se enfoca en el líquido cefalorraquídeo y en las meninges que rodean el cerebro, la médula espinal y el tejido conectivo relacionado, y ayuda al cuerpo a abandonar la modalidad de “lucha o huida” excesiva.

El dolor, la serotonina y la sustancia P

La terapia corporal y su habilidad para impactar la química del estrés tiene efectos de gran alcance en la mayoría de los sistemas corporales. Estudios llevados a cabo en 2016 por el 

Touch Research Institute en la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, han demostrado que la terapia de masaje ayuda a regular las hormonas, ayuda al sistema inmunitario, a mejorar la atención y a aliviar los síntomas de depresión.  

La terapeuta de masaje certificada, Michele Duncan King, de Spell Massage, en Cannon Beach, Oregón, sabe de primera mano cómo su trabajo puede ayudar a contrarrestar los efectos de estrés que agotan la energía. “Cuando el sistema digestivo no entra en el estado de ‘reposar y digerir’ mediante la activación del sistema nervioso parasimpático, puede afectar los músculos, las articulaciones, los órganos y las hormonas. Esto, junto con el nivel elevado de cortisol ciertamente, puede hacer que funcionemos de manera no tan óptima al hacernos sentir más viejos y menos dinámicos”. 

Las modalidades tradicionales de masaje como: el sueco, tejido profundo, tailandés y Lomi Lomi, ayudan a reducir la presión arterial, subir la inmunidad al aumentar las células asesinas naturales, disminuir los síntomas de depresión y apoyar el sistema cardiovascular. También pueden ayudar al movimiento linfático, para prevenir las manos y los pies fríos, y los dolores. El masaje también aumenta los niveles de serotonina y dopamina, neurotransmisores que juegan un papel importante en la memoria, la regulación de estado de ánimo y el sistema inmunitario.

Lo más significativo es que los niveles más altos de serotonina están relacionados con niveles más bajos de la sustancia P, un neuropéptido que es central en la percepción del dolor. La misma se eleva, en momentos de estrés, ansiedad y sueño insuficiente. También se ha relacionado con el crecimiento de tumores y condiciones inflamatorias.

Bienestar multidimensional

El trabajo corporal puede ayudar al cuerpo físico, pero también puede ser un bálsamo restaurador para las emociones y la psiquis. “Como seres humanos, el tacto es muy importante. Las modalidades de masaje invitan a un toque seguro y sanador”, dice Anita Bondi, terapeuta de masaje certificada y fundadora del Wellspring Holistic Center, en East Stroudsburg, Pennsylvania. “Un buen terapeuta también educará al cliente sobre otros beneficios para tener un estilo de vida más holístico. Creo que cada vez que nos damos permiso para escuchar la sabiduría del cuerpo y seguimos su mando, reducimos el estrés y aumentamos el bienestar”.

Mientras que las mujeres son más propensas a incluir sesiones de terapias corporales en su cuidado de salud, los hombres suelen dudar. Connolly anima tanto a mujeres como a hombres a experimentar la terapia craneosacral (TCS) y otras modalidades. “A veces los hombres se sienten un poco nerviosos al ser tocados, ya sea por un terapeuta hombre o mujer. Incluso cuando están abiertos a la terapia, algunos hombres creen que se necesita una presión extremadamente profunda para que sea efectiva”. No es así, dice Connolly quien cita la experiencia de Mark Bertolini, director ejecutivo de la compañía de seguros de salud Aetna, que atribuye a la TCS haber salvado su vida cuando estaba contemplando el suicidio y con un fuerte dolor neuropático por un accidente de esquí.

La menopausia y la función cognitiva

La TCS también puede tener un efecto en los cambios hormonales de las mujeres. “Un desplazamiento muy ligero de los tejidos cercanos a la glándula pituitaria puede ejercer un sutil movimiento de bombeo sobre la glándula maestra de manera tal que facilitará su capacidad producir y liberar hormonas”, explica Connolly. 

A veces, la terapia se utiliza junto con la acupuntura, la que también afecta a las hormonas y trabaja en el cerebro. Un estudio de 2018 llevado a cabo por investigadores chinos, publicado en la revista Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine muestra una mejora neuronal a través de la acupuntura tanto en pacientes con discapacidad cognitiva como en personas sanas.  

Herramientas para la vida

La mayoría de los practicantes creen que para obtener beneficios del trabajo corporal se requiere tener constancia, lo que puede contribuir a la longevidad en formas inesperadas. Garland dice que, “Lo que realmente hace una diferencia en la reducción del estrés crónico es ser constantes en ese propósito. Una sesión de vez en cuando le hará sentir bien y reducirá la tensión temporalmente, pero no hará una gran diferencia en la reducción del estrés a largo plazo”.   King concuerda: “Mi recomendación es un masaje una vez al mes para un mantenimiento general ideal y sesiones más frecuentes para condiciones o metas específicas”. 

La investigación y los resultados confirman que el bienestar no es un lujo, sino una necesidad, y pone fin a la idea de que la terapia corporal es un placer con culpa. “Cuando más hagamos para ayudarnos a nosotros mismo, mejor será nuestra vida a medida que envejecemos”, señala Bondi.

Marlaina Donato es terapeuta certificada en masaje y terapias corporales, y es la autora de varios libros. Comuníquese en AutumnEmbersMusic.com.

Share
 

 
 
previous next
X