Crianza Simplificada

Por qué menos  significa más felicidad

por Deborah Shouse

Los padres que desean simplificar la crianza de sus hijos buscan menos estrés y más diversión; menos horarios y más tiempo informal; menos “deberes” y más “deseos”; menos cuestionamientos y más confianza.

Para una vida familiar más feliz, los expertos animan a los padres a mantenerse fieles a sus propios valores, fortalezas y sentido de propósito familiar, centrándose en las maravillas de sus hijos en lugar de las interminables tareas diarias. Comienza cuando cada niño se siente amado.

Aprenda el Lenguaje del Amor

Para Gary Chapman, Ph. D., autor del libro The 5 Love Languages of Children: The Secret to Loving Children Effectively, entender las necesidades particulares de cada niño en cuanto al tacto, palabras afirmativas, tiempo de calidad, regalos o actos de servicio es fundamental para el éxito de la crianza. “Además de la seguridad, la necesidad más profunda de un niño es sentirse amado”, dice Chapman, de Winston-Salem, Carolina del Norte. Si su tanque del amor está lleno, los niños crecen emocionalmente saludables. Conocer el lenguaje favorito de un niño ayuda a los padres a comunicar sus sentimientos de forma efectiva. La pregunta no es ‘¿Ama sus hijos?’, es ¿Sus hijos se sienten amados?’”

Cuando Chapman llega a casa, su hijo se apresura a abrazarlo sonriendo mientras su papá le toca el pelo. La hija de Chapman a menudo grita: “Papá, ven a mi cuarto. Quiero mostrarte algo”. Así es como se comunica con cada hijo en el lenguaje primario del amor.

Los padres aprenden el estilo de comunicación preferido de sus hijos observando su comportamiento, notando cómo expresan su amor y escuchándolos. También pueden ofrecer opciones y hacer un seguimiento de los resultados. Por ejemplo:

n ¿Te gustaría llevar el perro al parque (tiempo de calidad), o que te ayude a estudiar para un examen (actos de servicio)?

n ¿Te gustaría luchar (toque) o ir de compras para tus nuevos zapatos (regalo)?

“Lo ideal es que ofrezcamos altas dosis del idioma primario del niño y toquemos un poco en los otros”, dice Chapman. “Los niños que se sienten amados responden mejor a las sugerencias y la disciplina. También aprenden a expresar sus sentimientos”.

Evite la Idealización Irreal

Algunos padres tienen una imagen mental ideal de su hijo, quizás imaginando un hijo o hija que esté en los deportes o apacible o dotado académicamente. A menudo, esa imagen es muy diferente de la del niño real.

El primer paso para aceptar verdaderamente al niño es permitirse sentir cualquier sentimiento auténtico que surja. El padre o la madre podrían pensar, “Amo a mi hijo, pero estoy luchando, me encanta el deporte y quizás nunca llegue a compartirlo con él”.

“Dese tiempo para procesar la decepción”, aconseja Susan Stiffelman, terapeuta matrimonial y familiar en Los Ángeles, madre de un hijo y autora de Parenting Without Power Struggles: Raising Joyful, Resilient Kids While Staying Cool, Calm and Connected. “Luego identifique las cosas que ama de sus hijos y compártalas con ellos”. A modo de ejemplo podría decir, “Me encanta el sonido de tu voz y lo gentil que eres con el bebé”.

“Apreciar a nuestros hijos como son es una manera de mantener nuestros corazones abiertos”, dice Stiffelman.

Concéntrese en lo Bueno

Cuando Barbara Unell, educadora de padres y autora de Discipline With Love and Limits: Calm, Practical Solutions to the 43 Most Common Childhood Behavior Problems, dio a luz gemelos, al principio se sintió intimidada por el trabajo de cuidar de ellos. Luego se empezó a simplificar centrándose en los factores “wow”.

“Ser padre habla de la esencia de nuestra humanidad. Experimentar el crecimiento y desarrollo de un ser humano es milagroso. Comencé a ver la crianza a través de ese lente”, dice Unell, quien vive en Leawood, Kansas.

Asha Dornfest, de Portland, Oregón,  podcaster, coautora de Minimalist Parenting: Enjoy Modern Family Life More by Doing Less y madre de dos hijos, relata que, “Presté más atención a mis valores y a las necesidades únicas de mi familia, y fui menos influenciada por los expertos en crianza, presiones sociales y pares bien intencionados”. Dornfest explora sus propios valores al hacerse estas preguntas, “¿Qué aprendí de mis padres?” y, “¿Cómo quiero que mi familia sea diferente?” También practica el confiar en su intuición. “Incluso cuando no estoy segura de que estoy en lo correcto, sé que amo a mis hijos y estoy haciendo lo mejor, haré los ajustes necesarios”, dice.

Cree Ritmos y Rituales

Las actividades rítmicas alivian la ansiedad de las transiciones familiares y proporcionan una cálida solidaridad, consistencia y conexión. “Aumentar la previsibilidad de las comidas, la hora de ir acostarse, mejora la vida familiar”, dice Davina Muse, consejera en salud mental y madre de dos hijos en Great Barrington, Massachusetts.

Muse es directora de capacitación en Simplicity Parenting, programa que se basa en el libro de Kim John Payne, Simplicity Parenting: Using the Extraordinary Power of Less to Raise Calmer, Happier, and More Secure Kids que ofrece rituales de conexión para que las familias puedan unirse mientras comen. Cada persona describe una “rosa” (una cosa buena del día), o una “espina” (una cosa desafiante) y un “capullo” (una cosa que están anticipando).

Este tipo de intercambio crea una conexión familiar y ayuda a los niños a discutir temas difíciles, señala Muse. También, “Describir el capullo le sube el ánimo a todos”.

Todos los viernes la familia comparte una cena sabatina (Shabat), una forma tranquila de reunirse y hablar. “Este ritual añade un ritmo a nuestra semana y nos ancla”, dice Dornfest.

Elija Des-estresarse por Des-angustiarse

Algunas veces todos podemos estar sobrecargados y abrumados; un equilibrio entre el tiempo programado y el tiempo de inactividad es necesario para el bienestar. En su registro diario, Dornfest se confiesa a sí misma y a su marido, preguntándose, ¿Cómo van las cosas? ¿Están demasiado agitados? ¿Nuestros itinerarios nos dan energía o nos drenan?”

Ella aconseja que, “Cuando siento que me estoy montando un tren fuera de control, voy más despacio. Parece que hay tantas cosas para hacer en la crianza de los hijos; en vez de eso necesitamos descubrir qué es lo que nuestra familia ama”.

Antes de inscribir un niño para una actividad, Dornfest sugiere preguntarse por qué es importante: ¿Está compensando las oportunidades que perdió cuando era niño? ¿Le preocupa que su hijo se lo pierda? ¿Comparas estas lecciones con ser un buen padre y afectuoso?

Ser padre es más que marcar listas y tareas. Se trata de estar conectado con los niños. Incorporar tiempo de juego, perseguirse unos a otros por el patio, lanzar globos juntos, hacer burbujas y dar la bienvenida a las oportunidades de reírse.

Tiempo en Silencio Calmante

Los niños que se portan mal o se retraen puede que no tengan tiempo suficiente de respiro. Saque los niños afuera a jugar. “La naturaleza es calmante”, dice Muse. “Trepar árboles, buscar piedras o semillas, jugar con tierra, ramas, agua y hojas, todo esto ofrece un tiempo de recuperación”.

Para escapar de las preocupaciones y distracciones, Stiffelman sugiere tres o cuatro minutos de meditación o simplemente un tiempo de silencio. Para los más pequeños, coloque un osito de peluche en la barriga del niño y pídales que noten cómo se mueve el peluche. Un padre y su hijo también pueden notar los sonidos que están escuchando, además de incorporar un poco de respiración consciente en el ritual de la hora de acostarse.

Conozca el Poder del Espacio

La mayoría de los padres piensan que sus hijos se volverían locos si les quitaran la mitad de sus juguetes y libros, pero esto no es cierto.

“Mis capacitadores y yo hemos trabajado con cientos de padres para despejar y ordenar espacios y los resultados han sido poderosos”, dice Muse. El enfoque de Simplicity Parenting anima a los padres a deshacerse de juguetes rotos, regalar cualquier cosa con la que ya no se juega y guardar de forma atractiva los juguetes que quedan. Dice que, “A medida que disminuyes la cantidad de juguetes y el desorden, aumentas la atención del niño y su capacidad para un juego más profundo”.

Aumente la Resilencia

Simplificar la crianza de los hijos significa liberar la noción de que los niños deben ser felices, comportarse bien y estar encantados con la vida y sus padres en todo momento. Unell utilizó los desafíos diarios de la multitarea con sus gemelos como ejercicios para desarrollar la resiliencia y modelar estas habilidades para ellos. Si los niños derraman la leche, los padres comentan, “No es gran cosa. Todos derramamos algo”. Cuando hay un accidente menor, “Busquemos papel toalla y limpiémoslo”. Una actitud de resilencia es, “Si algo sale mal, lo arreglamos”. También se trata de ser flexible y hacer frente a la decepción.

“Para desarrollar resilencia, los padres deben sentirse cómodos en la presencia de un niño infeliz”, dice Stiffelman. “Si los padres no permiten que los niños se decepcionen, los niños pueden volverse rígidos, perder la confianza y luchar con expectativas irrazonables”.

Durante las crisis o desilusiones, ella recomienda sentarse tranquilamente, escuchar, y luego sentir empatía y ayudar a poner los sentimientos de los niños en palabras. “Este no es el momento de sermonear o aconsejar”, dice. “Los niños descontentos no pueden escuchar”. Sin embargo, pueden ser escuchados, una manera clave de ayudarlos a madurar.

Los padres que aprenden a simplificarse felizmente descubren que sus hijos se sienten más tranquilos y más amados, social y emocionalmente adeptos y resilientes. Los conceptos centrados en la creación de conexiones, en lugar de la perfección de la crianza, son fáciles de entretejer en la vida diaria.

Deborah Shouse es escritora, oradora, editora, defensora en contra de la demencia, madre y abuela. Es la autora del libro Connecting in the Land of Dementia: Creative Activities to Explore Together (DementiaJourney.org).

Verdaderos

“Happy Meals”

Cuando haya un poco de tiempo y energía, use estas ideas para conectarse:

¤ Empiece por sonreír al ver a los niños.

¤ Organice un picnic improvisado y coma en el piso de la sala, en el patio o en el parque.

¤ Pida a los niños que lean en voz alta mientras usted cocina.

¤ Haga equilibrio con un limón en una cuchara sostenida entre los dientes y organice una carrera divertida.

¤ Mientras cocina, mantenga a los niños ocupados preparando un menú estilo restaurante, un juego de cubiertos con utensilios envueltos en servilletas de papel y una manera de tomar los pedidos.

¤ Póngase delantales y prepare pizza casera, bizcochitos o algo inusual, como sándwiches de panqueques BLT.

¤ Compre ‘place mats’ individuales para escribir y borrar y haga que los niños garabateen mientras esperan para comer.

¤ Vístase para la cena. Use viejos disfraces de Halloween, póngase la ropa al revés o coma en pijama.

¤ Comparta las gracias. Todos comparten una cosa por la que están agradecidos.

Fuente: Adaptado de 101 Fun Things To Do With Kids To Enjoy Everyday Family Life, por Sumitha Bhandarkar

 

Recursos para criar con sencillez

A Fine Parent, blog, Sumitha Bhandarkar, AFineParent.com/blog

Edit Your Life, podcast, Asha Dornfest, EditYourLifeShow.com

Parent Hacks:134 Genius Shortcuts for Life with Kids, Asha Dornfest

# # #

Share
 

 
 
previous next
X