Columna Sana, Sistema Nervioso Sano, una Salud Perfecta

El estado de su salud está estrechamente vinculado al de su sistema nervioso. Su buen funcionamiento depende del equilibrio de su columna vertebral.   

spineLa columna y el sistema nervioso

La razón por la cual la columna vertebral se conoce también como “árbol de vida” es porque alberga en su interior la pieza clave de nuestro organismo: el sistema nervioso.

Dicho sistema, cuyo elemento central es la médula espinal –acompañada por los nervios que se ramifican desde ella y salen desde cada una de las vértebras– nos permite movernos, ser sensibles a nuestro entorno, pero ante todo, nos mantiene con vida.

El sistema nervioso autónomo, situado a lo largo y a los lados de la columna vertebral, está compuesto del simpático y parasimpático y es responsable de las funciones vitales e inconscientes del cuerpo, como la respiración, la digestión, la circulación, etc. Este sistema controla las fases de actividad y de descanso del organismo y regula cada uno de los órganos de nuestro cuerpo para su funcionamiento óptimo y obtener bienestar. Se ha descubierto recientemente que los nervios desempeñan un papel importante en la nutrición de los tejidos que alcanzan.

 

Relación Vértebras – órganos

A través del sistema nervioso, la información nerviosa circula desde el cerebro hacia todos los órganos del cuerpo. El flujo nervioso pasa primero por la médula espinal, protegida por la columna vertebral, y luego por las raíces nerviosas, que emergen entre las vértebras y se ramifican por todo el cuerpo.

 

Las Subluxaciones

Cuando las vértebras que componen la columna vertebral pierden su alineación normal, pueden llegar a comprimir la médula espinal o las raíces nerviosas. Este fenómeno, llamado subluxación, crea interferencias neurológicas.

Si no se tratan a tiempo, las subluxaciones pueden a la larga conllevar graves trastornos, tales como: asma, problemas digestivos, problemas ginecológicos, nerviosismo, hipersensibilidad al estrés o a la depresión, predisposición a la fibromialgia; sin olvidar, por supuesto, las hernias discales, dolor de espalda, pinzamientos, etc.

Las subluxaciones tienen causas múltiples: malos hábitos posturales (en la vida cotidiana, en el trabajo, durante el sueño), accidentes, caídas o incluso traumas cervicales producidos durante el parto. El proceso de envejecimiento es también un factor de subluxaciones.

La Quiropráctica

La misión del doctor en Quiropráctica es detectar y corregir las subluxaciones. Al restituir a las vértebras su posición natural, se eliminan las interferencias y el sistema nervioso recupera su funcionamiento correcto. Por consiguiente, los dolores y trastornos desaparecen y se restablece la salud. A diferencia de la medicina tradicional, la Quiropráctica no solo trata un síntoma, como por ejemplo, el dolor. Al contrario, localiza y trata el origen y la causa del problema de manera natural, sin recurrir a fármacos ni cirugía, liberando las interferencias nerviosas.

Por su acción sobre el sistema nervioso, la Quiropráctica proporciona un verdadero estallido de energía al organismo. Los ajustes quiroprácticos, por ejemplo, han sido vinculados al fortalecimiento del sistema inmunitario. Se tiene también que saber que, hoy día, son muchos los atletas de alto nivel que recurren a la Quiropráctica para mejorar su rendimiento de manera natural, y cada vez más pacientes consultan para luchar contra enfermedades como la fibromialgia.

La importancia de los chequeos

Para saber si su sistema nervioso está sano y libre de interferencias, es importante hacerse un examen quiropráctico lo antes posible.

El doctor en Quiropráctica, especialista de la columna vertebral y del sistema nervioso, será capaz de verificar si su columna y sus vértebras tienen o no subluxaciones. Es el facultativo de salud formado y capacitado para llevar a cabo la detección de las subluxaciones y su tratamiento.

Share
 

 
 
previous next
X