Cannabis Medicinal…¿Por donde comienzo?

Con la creciente aceptación de la marihuana y las historias de éxito que la mayoría de los nuevos usuarios experimentan–especialmente aquellos que llevan esclavizados a las pastillas por años enmascarando sus dolores y condiciones, más y más personas se sienten en la comodidad de experimentar con el cannabis y compartir sus experiencias.

Muchos que durante toda su vida habían demonizado la marihuana–por las creencias implantadas desde pequeños–finalmente se han dado cuenta que la industria farmacéutica y su complot con los gobiernos son los verdaderos malos de la película. Por décadas se han aprobado fármacos cuyos efectos secundarios son más dañinos que la misma condición o enfermedad, sus campañas de mercadeo han sido tan efectivas que la gente toma lo que le manden sin tan si quiera hacer preguntas al médico o leer el “fine print” que las acompaña. Y por ahí empiezan con una pastilla y luego otra para aliviar los efectos secundarios de la otra etc. etc. etc. y cuando vienen a ver tienen un arsenal de pastillas a tomar a diario para aún así sentirse mal.

Por suerte muchos están despertando y diciendo ¡Basta ya! Si eres de los que aún estás en la disyuntiva, créeme es la mejor decisión que puedes tomar. Sí, se que hay muchas creencias que tienes que derribar pero también tienes que entender que la mayoría del pastillerío es veneno para tu cuerpo y tu mente, y aceptar la realidad: que no te están ayudando.  Es hora ya de redefinir su consumo y romper el estigma que la ha rodeado por décadas.

No asumas, haz tu propio research 

El que me conoce sabe que siempre recomiendo tomar decisiones informadas. Primero tienes que averiguar qué variedad es la que necesitas: si índica, sativa o híbrida [lee el artículo que sigue que habla de esto]. Luego, una vez sepas cuál necesitas entonces a escoger cuál cepa es apropiada para ti. Si ya sacaste tu licencia, visita un dispensario y pídele al budtender que te oriente sobre qué tipo de cepa es mejor para tu condición. ¡Ojo! No todos reaccionamos igual así que muchas veces tenemos que tantear diferentes cepas hasta encontrar la que mejor nos asienta.

Hay dos aplicaciones muy buenas que puedes bajar en tu celu, Leafly y weedmaps, donde puedes ver un directorio completo de cepas con sus usos, efectos y hasta reviews de otros consumidores. Esto es chévere porque lo puedes hacer en la comodidad de tu hogar e incluso puedes ver en la de weedmaps qué dispensarios cargan la que te llame más la atención.

¿Decidido? Ahora a certificarte.

Hoy día certificarse es mucho más fácil. La mayoría de los dispensarios ofrecen certificaciones semanales en sus facilidades. Recientemente descubrí a Medical Cannabis on Wheels, que ofrecen servicios completos estilo “concierge” a pacientes que sufren de condiciones crónicas y debilitantes para hacerle la vida más fácil tanto al paciente como a sus familiares. Rapidísimo y facilito, perfecto para quienes no tenemos tiempo para llegarle a certificaciones. Me ayudaron a renovar mi licencia en cuestión de nada. La compañía IGC Inc., productores de Hyalolex, un producto para el Alzheimer, ofrecen orientaciones y certificaciones para cuidadores y pacientes de Alzheimer y otras condiciones mensualmente.

 ¿Ahora cómo lo vas a consumir?

La pregunta de los sesenta mil chavitos.  Existen un sinfín de métodos para consumir cannabis como medicina. A diferencia del uso recreacional, para consumir la marihuana terapéutica es recomendable hacerlo de la forma más sana posible.

La vaporización es una de las formas más seguras de consumir marihuana. El vapor llega directo a los pulmones sin los componentes nocivos de la combustión. El calentamiento controlado hace que la evaporación sea mucho más eficiente. Dado que no se produce combustión, solo se evaporan las sustancias activas, absorbiendo así hasta un 95% del THC y el CBD. Un plus de vaporizar es que el efecto es inmediato y puedes disfrutar el sabor de la flor.

Los cartuchos para vaporizar marihuana son pequeños recipientes rellenos con concentrados de cannabis que incluyen una cantidad variable de cannabinoides y terpenos que dan olor y sabor a las distintas variedades. Se conectan a cigarros electrónicos o plumas vaporizadoras. Estos concentrados se calientan de forma similar a la flor que se utiliza en otros vaporizadores. 

Para los que buscan discreción, tanto los cartuchos como los vaporizadores caben en un bolsillo y el olor emitido es súper leve. 

¿Y si no quiero inhalarlo?

Los aceites, las tinturas y las cápsulas son los más discretos y fáciles de dosificar. A mi mamá la tengo con el producto Hyalolex, una formulación única de THC, melatonina y cúrcuma, diseñada para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen de la enfermedad de Alzheimer. La mantiene calmada, de buen ánimo y sin efectos psicoactivos. Y créeme, funciona. Ya hemos podido comprobar la diferencia en su estado anímico con y sin Hyalolex. Es una bendición no sólo para ella sino para sus cuidadores. Creo que todo cuidador de paciente con Alzheimer debería optar por estas mágicas gotitas.  La gente de Hyalolex coordina charlas y certificaciones alrededor de la isla mensualmente y recientemente comenzaron a visitar Centros de Envejecientes para coordinar clínicas de salud para orientar a familiares y pacientes sobre los beneficios del producto. A mí me parece una iniciativa maravillosa.

Comestibles: potente efecto de mayor duración

Los comestibles son una manera fácil y rica de consumir cannabis. Con este modo de consumo el efecto es más potente y de mayor duración, por lo cual es sumamente apropiado para dolencias crónicas en las que se necesita medicación de manera constante.

A la hora de ingerir alimentos elaborados con marihuana medicinal es recomendable empezar con cantidades pequeñas para probar cómo te sientan, y conseguir poco a poco el efecto deseado para paliar los síntomas de la enfermedad que sufra el usuario.

De los comestibles, mis favoritos son los chocolatitos dark chocolate Kakao de tumedicina–los hay también de chocolate blanco y regular– y los gummies de la misma marca. tumedicina es el único cultivo Clean Green de la isla. La acreditación Clean Green asegura la implementación de prácticas orgánicas y sustentables, basadas en las normas agrícolas tanto nacionales como locales. Y sabes cuan importante es eso para mí. 🙂

Pero OJO con los comestibles. Asegura que miras bien la dosis y recuerda que el efecto de estos tiende a durar más. La mayoría de los comestibles vienen en dosis de 25mg y si eres novato en el uso del cannabis no debes consumir más de 5mg de una, para evitar una mala nota. Si es tu primera vez comienza con 2.5mg y ve tanteando como te sientes. Puedes ir jugando con la dosis día a día hasta conseguir el resultado deseado.

 Los efectos pueden tardar entre 30 y 90 minutos en aparecer, pudiendo alargarse hasta 3-4 horas dependiendo de tu metabolismo. Así que espera al menos dos horas antes de volver a consumir. Un grave– y muy común– error es pensar que no te hizo nada e ingerir un poco más y que de repente te exploten las dos a la vez. Igualmente si es tu primera vez, te aconsejo lo hagas tranquilito en tu casa para que puedas monitorear como reaccionas. 

Lleva un diario 

En lo que te familiarizas con el uso del cannabis es recomendable llevar un diario para monitorear como te asienta.

Anota la cepa que usaste, método que utilizaste, cantidad que consumiste, duración y efectos. Esto te ayudará a encontrar tu producto y dosis perfecta.

Share
 

 
 
previous next
X