Calmando Niños Ansiosos

Remedios Naturales Ayudan a Restaurar la Calma

por Marlaina Donato

Los niños y los adolescentes siempre han tenido mucho por lo cual estar estresados, asuntos como las finanzas familiares, las discusiones entre los padres, el nacimiento de un hermano y otros desafíos en el hogar. Además están las viejas tensiones de los exámenes de la escuela, las peleas con amigos y otros compañeros de clase.

Sin embargo, con la proliferación de los medios sociales y el acoso cibernético; los niños se enfrentan a obstáculos que otras generaciones no enfrentaron, y la ansiedad juvenil crónica se ha convertido en un problema de salud mental generalizado. En la actualidad, hay una serie de enfoques integradores que pueden ayudar a sanar la psique de los jóvenes. “Ánimo a los niños, y a los padres para que se concentren en las habilidades, en lugar de las píldoras”, dice Lawrence Rosen, M.D., fundador de The Whole Child Center, en Oradell, Nueva Jersey. “Hay varias opciones naturales seguras y económicas para ayudar a calmar la ansiedad”.

Modalidades Conscientes

Relajarse e involucrar la imaginación son necesarios para el desarrollo de un cerebro saludable y compensar el estrés. El tiempo de inactividad en general y específicamente limitar el tiempo frente a una pantalla, son primordiales. “Los dispositivos electrónicos pueden ser muy estimulantes y pueden causar o exacerbar la ansiedad”, dice Kristi Kiel, ND, Ph.D., de Lake Superior Natural Health, en Ashland, Wisconsin. “Debe haber al menos un equilibrio entre el tiempo frente a la pantalla y el juego al aire libre”.

Las actividades conscientes y los medios creativos como el arte, la música y la danza en un ambiente sin presión, ayudan a los niños a salir del modo de “pelear o huir”. “Tanto los padres como los hijos necesitan tener habilidades para sobrellevar la situación”, dice Rosen. “La meditación y el yoga son seguros y funcionan muy bien”. Los niños necesitan sentir una sensación de control sobre sus cuerpos y las técnicas de respiración consciente pueden hacer una diferencia significativa en la forma en como manejan el estrés.

Lo mismo puede hacer una dosis regular de salir a encontrarse con la naturaleza. El ejercicio ayuda a aumentar los niveles de serotonina, lo que permite que disminuya la ansiedad. Timothy DiGiacomo, Psy.D., director clínico del Centro de Tratamiento Mountain Valley, en Plainfield, New Hampshire, enfatiza en el valor de salir al exterior. “La conexión con la naturaleza, la calma y la conciencia del momento presente, son todos beneficios”. 

Activadores del Sueño y la Dieta

Antes de que los padres busquen cualquier tratamiento para la ansiedad de sus hijos, Kiel enfatiza la importancia de considerar lo básico. “Cuando los niños no duermen lo suficiente, sus cuerpos no responden tan bien a las situaciones estresantes. Los niños en edad escolar necesitan de 10 a 12 horas de sueño por noche, y los adolescentes deberían dormir de 9 a 10 horas”. La sensibilidad a ciertos alimentos como el gluten o los lácteos también es algo que hay que tener en cuenta, dice Kiel.

Rosen está de acuerdo. “Los colorantes y edulcorantes artificiales pueden afectar negativamente el estado de ánimo y la concentración. Sin embargo, más bien se trata de un desequilibrio nutricional”. No desayunar o comer mayormente carbohidratos puede alimentar la ansiedad, señala. “El cerebro depende de un combustible sostenible, una mezcla de proteínas magras, grasas saludables y, en algunos casos, sin gluten y carbohidratos de granos integrales”.

Comer alimentos ricos en grasas y proteínas saludables puede ayudar a minimizar las fluctuaciones de azúcar en la sangre, que pueden desencadenar síntomas de ansiedad en los niños. Los probióticos y los alimentos con bacterias buenas y fermentados, pueden ayudar a la salud intestinal y promover el equilibrio. Las grasas omega-3 de pescado o de origen vegetariano también son importantes. 

Suplementos que Ayudan

Los suplementos en dosis adecuadas para niños y adolescentes son seguros y pueden ofrecer grandes beneficios. El magnesio es bueno para la relajación, especialmente la ansiedad acompañada de tensión muscular. Las vitaminas del complejo B también son importantes porque ayudan al cuerpo a manejar el estrés, a la vez que son consumidas por el estrés”, dice Kiel. Las recomendaciones herbales incluyen la escutelaria (skullcap), el lúpulo (hops) y la avena lechosa (milky oat), al igual que tés o extractos a base de glicerina. “Para los adolescentes, además de estas tres hierbas suaves, recomiendo kava kava, que puede tener un efecto calmante significativo sin somnolencia”.

Teoría Polivagal

La investigación de Stephen Porges, Ph.D., profesor de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, aborda la importancia del nervio vago, que va desde el cerebro a través de la cara y el tórax hasta el abdomen. Su teoría polivagal sugiere la interconexión de las emociones, la mente y el cuerpo tanto en niños como en adultos.

Este nervio afecta a todos los órganos principales y desempeña un papel fundamental en la ansiedad y la inflamación. La respiración en conciencia plena y el uso de las cuerdas vocales, especialmente el canto, estimula el nervio vago y nutre el bienestar. Salpicar la cara con agua fría durante los momentos de estrés también tonifica este nervio y reduce la ansiedad aguda.

DiGiacomo enfatiza que diferentes terapias naturales ofrecen esperanza incluso en los casos severos, y aconseja: “Es importante saber que la ansiedad es altamente tratable”.  

Marlaina Donato es autora de Multidimensional Aromatherapy. Comuníquese en MarlainaDonato.com.

En el 2015, The New York Times reportó el uso de medicamentos que alteran la mente en niños e infantes. Aproximadamente 83,000 recetas de Prozac fueros prescritas para niños de 2 años o menos en el 2014, en adición a 20,000 recetas para antipsicóticos.




Homeopatía Que Ayuda
Los remedios homeopáticos son efectivos y con efectos duraderos cuando son prescritos por un profesional experimentado que puede encontrar el remedio constitucional que paree con los síntomas del niño. No obstante, pueden ser también utilizados a corto plazo.
Aconite: para sentimientos de pánico que resultan de la nada o para ansiedad como resultado de un trauma
Arsenicum:para ansiedad relacionada con la salud o miedo a los gérmenes
Gelsemium: para miedo de escena y ansiedad antes de una presentación
Phosphorus:para niños que se preocupan por la seguridad de sus padres
Pulsatilla:para niños a quienes se les hace difícil estar solos o que necesitan mucha seguridad y atención 

Share
 

 
 
previous next
X