Tocando la Tierra

El Poder Sanador de Andar Descalzo

por Martin Zucker

Melanie Monteith, de San Diego, California, fue diagnosticada con esclerosis múltiple a la edad de 24 años y estuvo plagada de síntomas durante 14 años. Las tareas diarias sencillas se convirtieron en un reto. Dependía de los andadores y las paredes para evitar caídas. Eventualmente, tuvo que renunciar a su trabajo. Cada día ponía a prueba sus habilidades de supervivencia. Entonces, a finales de 2017, Monteith trató la técnica de conectar con la tierra a través de los pies [grounding] y esto cambió su vida.

El ‘grounding’, también llamado ‘earthing’ en inglés, se refiere al descubrimiento de algunos de los beneficios principales derivados del contacto sostenido con la carga eléctrica natural y sutil de la Tierra. La investigación reciente publicada en el Journal of Inflammation, Integrative Medicine: A Clinician’s Journal, Neonatology and Health indica que la conexión con la tierra estabiliza la fisiología de muchas maneras, drena el cuerpo de la inflamación, el dolor y el estrés, y genera un mayor bienestar.   

Esta conexión puede ser tan sencilla como caminar descalzo en la naturaleza, incluido el patio trasero, durante 30 a 60 minutos, una o dos veces al día sobre grama, tierra, grava, piedra o arena. Si esto no es posible, existen alfombras o almohadillas que puede ordenar en línea para su uso conveniente en interiores mientras está sentado o durmiendo; los que tienen la salud comprometida a menudo se benefician de tener más tiempo conectado a la tierra.

La actividad restaura una conexión eléctrica primordial con la Tierra que se ha perdido con los estilos de vida modernos. Usamos calzado con suelas sintéticas aislantes y vivimos y trabajamos elevados sobre el suelo. Estos factores de estilos de vida que pasamos por alto podrían contribuir a aumentar la tasa global de enfermedades crónicas. El ‘grounding’ nos revitaliza, es como cargar una batería débil, porque nuestros cuerpos operan eléctricamente, nuestros movimientos y pensamientos se basan en señales eléctricas. Somos seres bioeléctricos.

Dieciocho años de investigación sobre este tema en una variedad de ambientes en interiores, además de la retroalimentación de la comunidad de todo el mundo, muestra claramente que nuestro cuerpo opera más efectivamente cuando está en contacto con la Tierra. Dormimos mejor, tenemos menos dolor, más energía e incluso, nos vemos mejor. Estos son algunos de los beneficios documentados:

Reducción de la inflamación crónica

“La inflamación está íntimamente ligada a la mayoría de las enfermedades crónicas y relacionadas con el envejecimiento”, dice Gaétan Chevalier, Ph.D., académico visitante en la Universidad de California, San Diego, que ha llevado a cabo múltiples estudios sobre el ‘grounding’. “Esto parece ser la manera en que la naturaleza reduce la inflamación”.

Aumento del flujo sanguíneo

La sangre espesa y lodosa es una característica común de la diabetes y los trastornos cardiovasculares. Varios estudios sobre esta técnica han demostrado una disminución significativa en la viscosidad de la sangre y un mejor flujo sanguíneo. “El ‘grounding’ representa un refuerzo potente para la circulación, una estrategia sencilla pero a la vez preventivamente profunda y terapéutica”, dice el cardiólogo Dr. Stephen T. Sinatra, de Manchester, Connecticut, coautor del libro Earthing: The Most Important Health Discovery Ever!

Disminución del estrés

Tracy Latz, doctora en medicina y psiquiatra en Mooresville, Carolina del Norte, ha encontrado que, “Pacientes con problemas de ansiedad, incluido el trastorno de estrés postraumático, trastorno de ansiedad generalizada, pánico y depresión, a menudo se benefician del ‘grounding’”.

Mejora la función del nervio vago

El nervio vago conecta y regula los organismos clave, que incluyen: los pulmones, el corazón y los intestinos. En un estudio, los médicos en el Hospital Pediátrico Estatal de Pennsylvania, en Hershey, trabajaron con la técnica en infantes prematuros hospitalizados y documentaron una mejoría en la función vagal que podría potencialmente aumentar la resistencia y reducir las complicaciones. “Estos bebés tienen muchos problemas de salud”, observa el Dr. Charles Palmer, pasado director de la división de medicina neonatal del centro. “Parece que están más relajados cuando se exponen al ‘grounding’”. Se necesita más investigación.

A los pocos meses de tratar la técnica, tanto de día como de noche, los síntomas de la enfermedad de Monteith disminuyeron dramáticamente. Su equilibrio y estabilidad mejoraron al estar de pie y caminando. Duerme más profundamente y tiene más energía. Un problema ocular, para el que no había medicamento, se resolvió. Dice que su salud continúa mejorando y tiene ánimo de vivir cada día.

Troy Baker, consultor de recuperación para poblaciones especiales y director de la organización sin fines de lucro, Adapt Functional Movement Center, en Carlsbad, California, que ha estado supervisando el programa de ejercicios de Monteith, ha observado una disminución de los efectos de la esclerosis múltiple desde que empezó a conectar con la tierra a través de los pies. “Su cuerpo es más fluido, no tan rígido. Se mueve mucho mejor con mayor energía y resistencia”.    

Para más información sobre el ‘grounding’, incluida una cantidad considerable investigaciones, visite EarthingInstitute.net. Martin Zucker, ex reportero de Prensa Asociada, ha escrito sobre medicina alternativa por 40 años y es coautor del libro Earthing.

Share
 

 
 
previous next
X