Por qué más mascotas están teniendo cáncer

Las toxinas OGM permean los alimentos de las mascotas

por Jeffrey Smith

Los dueños de mascotas que notan los beneficios de cambiar la dieta de una mascota pueden compartir su historia a través de PetsAndGMOs.com o Pets@ResponsibleTechnology.org. Cuanto antes nos demos cuenta de los peligros ocultos, más rápido deberá responder el mercado con ingredientes más sanos.

A finales de la década de 1990, el periodista y columnista Michael Fox, a cargo de la sección titulada “Animal Doctor”, recibió muchas cartas sobre perros y gatos con diarrea, picazón en la piel y otros trastornos persistentes. Fox aconsejó a todos los que preguntaban que retiraran inmediatamente los alimentos que contenían organismos genéticamente modificados (OGM). Docenas de notas de agradecimiento de seguimiento verificaron que su recomendación funcionó.

“Una de las principales razones por las cuales llegué a la conclusión de culpar a los OGM en los alimentos de las mascotas por este sinnúmero de problemas de la salud, es que, en esencia, ninguna otra cosa en el trasfondo de salud de estos animales había estado cambiando”, dice Fox. 

Muchos veterinarios también han reportado un aumento en la obesidad, condiciones de la piel, inflamación, enfermedad degenerativa de los discos, cáncer e incluso una vida más corta desde finales de 1996, cuando los OGM y los venenos asociados entraron en el suministro de alimentos de Estados Unidos. Por ejemplo, la mayoría de los OGM como la soya, el maíz y la canola están diseñados por Monsanto para tolerar altas dosis de su herbicida Roundup. El maíz también está diseñado para producir un veneno  que mata insectos, llamado toxina Bt. 

Junto con los pesticidas rociados o producidos dentro de las cosechas OGM, los efectos secundarios de la ingeniería genética crean peligros. El maíz “Roundup-ready”, de Monsanto tiene altos niveles de putrescina y cadaverina, compuestos responsables del olor a cadáver. Promueven el mal aliento y también pueden aumentar el riesgo de reacciones alérgicas y cáncer.

Contrayendo cáncer por los alimentos

Los índices de cáncer entre los 185 millones de mascotas en Estados Unidos se están disparando, especialmente entre los perros. Los caninos tienen la tasa de cáncer más alta de todos los mamíferos; en Estados Unidos, cerca de la mitad está afectada por la enfermedad.

En 2015, la Organización Mundial de la Salud clasificó el ingrediente activo del Roundup, el glifosato, como un “posible cancerígeno en los humanos”. Aunque no existen suficientes estudios en humanos, un buen número de estudios en animales confirman que causa cáncer. 

Estudios preliminares comisionados al Institute for Responsible Technology (IRT), una organización educativa sin fines de lucro, sobre los peligros de los OGM, revelaron que seis alimentos populares para perros y gatos contenían más residuos de glifosato que la mayoría de los alimentos para humanos.  

Posiblemente, debido a que las mascotas están expuestas al Roundup al rociar tanto los alimentos como el césped, un estudio piloto realizado por Laboratorios del Instituto de Investigación de la Salud, que evalúa los niveles de glifosato en alimentos y ambientes, encontró que los niveles en la orina de los perros eran 50 veces más altos que el promedio en los humanos.  

Recuperaciones asombrosas

Numerosos veterinarios ven buenos resultados cuando las mascotas cambian a alimentos no transgénicos que no contienen pesticidas sintéticos. La veterinaria Barbara Royal, propietaria  de The Royal Treatment Veterinary Center, en Chicago, Illinois, y autora del libro The Royal Treatment: A Natural Approach to Wildly Healthy Pets, dice que, “Las alergias, los problemas gastrointestinales, las enfermedades autoinmunes, los problemas de comportamiento [y otras condiciones] mejoran cuando le quitamos a los animales estos alimentos cargados con glifosato y los ponemos en algo que es más orgánico y natural. Genera un cambio dramático”.

En una encuesta llevada a cabo por el IRT, 3,256 las personas que adoptaron una dieta sin transgénicos y en gran parte orgánica, reportaron mejoras en 28 condiciones de salud, muchas de las cuales han aumentado en Estados Unidos paralelamente a la creciente prevalencia de los OGM y el Roundup. Además, 80 dueños de mascotas citaron una mejoría en ocho problemas de salud, incluyendo la digestión, las alergias y las condiciones de la piel, cuando cambiaron la comida de su mascota.

Las explicaciones verosímiles incluyen que el glifosato está patentizado como un antibiótico y mata fácilmente las bacterias benéficas en el tracto gastrointestinal (GI). Esto podría interferir con la digestión, desintoxicación e inmunidad.

Según la veterinaria Karen Becker, en Chicago, encargada de la columna Healthy Pets para Mercola.com, “Ahora sabemos que los animales que consumen alimentos genéticamente modificados… pueden cambiar el terreno de su tracto gastrointestinal”.  Más notablemente, el glifosato y la toxina Bt se relacionan con agujeros o huecos no naturales en las paredes intestinales. 

La veterinaria Marlene Siegel, propietaria del Centro Médico Veterinario Pasco, en Lutz, Florida, dice, “Sabemos que la causa principal de la mayoría de las enfermedades es la inflamación; y que la inflamación proviene del intestino agujereado”.

Lo orgánico supera a lo no transgénico

Los alimentos con OGM no son los únicos que provienen de cultivos empapados con Roundup. También se rocía sobre otros alimentos para secarlos, a menudo sólo unos días antes de la cosecha, incluyendo trigo, avena, cebada y otros cereales. También se utiliza en lentejas, cítricos, girasoles, campos de papas y viñedos. 

Los agricultores y procesadores orgánicos no están autorizados a utilizar OMG, Roundup u otras toxinas sintéticas. Es más seguro elegir orgánico; si no está disponible, por lo menos compre productos verificados sin OMG. 

Jeffrey M. Smith es el fundador del Institute for Responsible Technology y su campaña, Protect Pets from GMOs and Pesticides, en PetsAndGMOs.com. Autor del libro de éxito en ventas Seeds of Deception: Exposing Industry and Government Lies About the Safety of the Genetically Engineered Foods You’re Eating y de Genetic Roulette: The Documented Health Risks of Genetically Engineered Foods. En su próximo filme, Secret Ingredients, entrevista a muchas personas que se han recuperado de una enfermedad luego de cambiar a los alimentos orgánicos. Viste también: NonGMOsImproveHealth.com. 

Una mejor digestión es el beneficio principal que se ha informado para los seres humanos y las mascotas que cambiaron a alimentos no transgénicos y en su mayoría orgánicos. Todas las condiciones que mejoraron en las mascotas, también mejoraron en los humanos. 

 

Share
 

 
 
previous next
X